viernes, 24 de agosto de 2012

Carl Otto Czeschka


Carl Otto Czeschka (Viena 1878-Hamburgo 1960)

Este artista, hijo de un maestro carpintero, estuvo toda su vida vinculado a las artes aplicadas, pertenecíó a la Sezession vienesa, la  particular versión austríaca del modernismo. Desde 1903 colabora con la Wiener Werkstätte, su obra incluye grabados, postales, tapicerías, cristaleras, joyería y un largo etcétera, en la línea del británico Arts & Crafts, que pretende dignificar y revitalizar las artes aplicadas. Su arte en la ilustración se vincula a la moda del japonismo, pero pronto desarrolla un lenguaje plástico muy próximo al de Gustav Klimt.
Probablemente su obra más famosa es la serie de ilustraciones sobre el poema épico del Cantar de los Nibelungos. En realidad las ilustraciones se hicieron para una obra teatral que Friedrich Hebbel preparaba sobre este tema, pero la obra finalmente no se llegó a representar. El historiador y escritor Franz Kleim estaba escribiendo una versión en prosa resumida del ciclo épico para una edición que publicaría finalmente la Gerlach & Wiedling en 1909. Este libro estaba destinado a una colección para jóvenes. En cuanto el escritor vió las ilustraciones pidió a su autor que las incluyese en el libro que estaba preparando.
Finalmente el ciclo de las ilustraciones se concretó en ocho pares de grabados en litografía en rojo azul, negro y dorado. Los he colocado emparejados tal como iban en la edición original del libro. De todos modos, merece la pena hacer clic en las imágenes individuales para verlas en grande y no perderse detalle.
Me maravillan estas ilustraciones, la fuerza visual que poseen, su compleja simplicidad. Recuerdo que de niño no era capaz de leer nada que no estuviese ilustrado y cómo la imaginación suplía lo que le faltaba al texto, mientras miraba embobado las imágenes de aquellos cuentos o de aquello libros para jóvenes. Se cree que la ilustración es un arte menor, pero la imagen llega donde la palabra se detiene y como apoyo a un texto tiene una potencia evocadora maravillosa; una buena ilustración desarrolla el texto, lo amplía, aporta sugerencias que a veces el texto ni siquiera ha vislumbrado. ¿Quién de nosotros hubiese empezado a leer si los primeros libros que cayeron en nuestras manos no hubiesen tenido ilustraciones? Yo por lo menos creo que no.






Krimilda tiene un sueño de mal agüero: dos águilas matan a un halcón, presagio de la muerte de Sigfrido.








Sigfrido acude a Worms para desposar a  su prometida, Krimilda








Sigfrido conduce a los burgundios a la victoria.








Sigfrido capitanea la nave que lleva hacia Islandia, el reino de Brunilda.








Brunilda cierra el paso a Krimilda en la catedral.








Tras ser asesinado por Hagen, se llevan el cuerpo de Sigfrido ocultos por la noche.








Hagen y Volker montan guardia.








Los burgundios son exterminados por los hunos. Es la venganza de Krimilda por la muerte de Sigfrido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario