jueves, 9 de agosto de 2012

Piet Mondrian

  
Pieter Cornelis Mondriaan (Amersfoort, 1872- New York 1944)

La pintura de Mondrian, como su ideario artístico, va a sufrir una profunda transformación en el contacto con las vanguardias de principios del siglo XX, en concreto con el cubismo, aunque la propuesta de Mondrian va mucho más lejos de la propuesta cubista. Lo que a él le interesa del cubismo no es su descomposición en planos en aras de otra manera mirar, y por tanto de representar, lo que entrevé es la posibilidad de la no-representación.
El arte no debe representar la realidad, sino desvelar su esencia, su estructura. Para Mondrian, tras la inabarcable variedad de las apariencias subyace una realidad inmutable, que el artista aprehende por medio de una pintura desmaterializada.
Mondrian se nos desvela aquí como un realista radical al modo de Parménides, quiere aprehender el ser, no el mundo sensible. Era conocido su odio por el color verde como representación de lo natural.
La pintura se desmaterializa, se desnuda de todo lo que no es esencial, al final sólo queda la línea, los tres colores puros y el no-color como vacío, como mero espacio.

Cuando no hay representación, cuando no hay naturaleza ¿qué queda? queda el ritmo, la alternancia entre espacio y vacío, entre color, no-color, los ritmos que crean las líneas, que interseccionan señalando coordenadas, redes, marcando pautas,  relaciones,  correspondencias, armonías.
Sus cuadros pueden ser vistos como partituras de ese ritmo, esa armonía del mundo, desvelado sólo a la mente y que el arte revela y recrea, él mismo da a algunos cuadros nombres musicales, relacionados con el jazz al que era muy aficionado como foxtrot o boogie-woogie.
También podemos ver estas alternancias de líneas, espacios en blanco o en color como cartografías, mapas que muestran intersecciones en un espacio que es más de la mente que de la materia.
No es una pintura dirigida a los ojos, sino a la mente, piénsala pues y escucha el ritmo.


























































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario