domingo, 25 de noviembre de 2012

Al servicio del Rey: Los Dumonstier.


Cuatro generaciones de los Dumonstier trabajaron para los reyes de Francia sucesivamente, desde mediados del siglo XVI hasta mediados del XVII. En una época en que los hijos seguían el oficio de sus padres, esta estirpe de dibujantes sirvió por partida doble a la monarquía, ya que la mayor parte de ellos, además de dibujar a los reyes y personajes de la corte estuvieron a su servicio como ayudas de cámara, cosa que hoy nos parece disminuir al artista, pero en su tiempo era el más alto honor concebible (piénsese sino en Velázquez, quien siempre apreció más sus cargos palatinos que su condición de pintor). Dejo a continuación una breve reseña de la vida de estos artistas.
Hay al menos 11 artistas pertenecientes a la familia Dumonstier. Los más famosos, cuyas vidas y obras han sido sacadas a la luz por los historiadores del arte  J. Guiffrey,  E. Moreau-Nélaton y L. Dimier, son los siguientes:
  • Jean († 1535) el patriarca de la dinastía, iluminador de Rouen
  • Geoffroy († París 1573), su hijo, el iluminador de Francisco I y Enrique II. Mencionado en cuentas en Fontainebleau 1537 a 1540, es, en 1570, maestro pintor en París. Dejó una cierta cantidad de grabados, muy notables, en el estilo de Rosso y algunos diseños para vidrieras o los grabados (París: Museo del Louvre). Tuvo tres hijos pintores: Etienne, Pierre y Cosme.
  • Etienne (c.1540-París, 1603), pintor y ayudante de cámara del rey, fue enviado a Viena por Catalina de Medici al servicio de Maximiliano II, lo que demuestra cuánto se le estima. Gracias a una carta firmada y  a las inscripciones aparecidas en algunos dibujos se ha podido establecer un catálogo de la obra de este valioso artista.
  • Pierre I († París v. 1625) es pintor y del rey en 1583-84 y pintor de la reina madre en 1586. Su obra ha sido reconocida a partir de algunos dibujos firmados y retratos grabados por él. Pierre dibujaba con la técnica aux trois crayons y fue muy famoso.
  • Cosme († Ruán 1605) estuvo entre 1581-82, al servicio de Margarita de Navarra en Nérac y  fue pintor del rey en 1583-84, y luego de la reina en 1586-87. Se le atribuyen algunos grabados fechados entre 1543 y 1547.
  • Pierre II (c. 1585-1656), hijo de Etienne, fue en 1618, pintor y ayudante de cámara del rey. Viajó por Flandes y residió en Italia, probablemente desde 1623, como lo demuestran las inscripciones de sus dibujos. En 1625 viaja en Turín y luego a Roma, donde probablemente permanecerá hasta su muerte. Es un dibujante elegante.
  • Daniel (1574 - 1646), hijo legitimado en 1577 por Cosme, último de esta dinastía. Famoso por sus colecciones de curiosidades, sus versos y sus importantes relaciones sociales, en 1601 es pintor del delfín y en 1602, pintor y ayudante de cámara del rey. Tuvo un gran éxito y se conservan de él muchos dibujos de calidad desigual, pero con una gran sinceridad psicológica y a veces un gran estilo.



Estos nobles personajes que vemos en los retratos vivieron unos tiempos muy turbulentos, llenos de intrigas, de violencia y de pasiones desatadas, como Enrique III, asesinado por un fanático religioso tras las guerras de religión, o el Duque de Montmorency, ejecutado por conspirar contra Luis XIII, o el famoso Duque de Buckingham, amante primero de James Stuart y luego de la reina Ana de Austria, entre otros/as muchos/as.

 Los Dumonstier nos permiten mediante el arte de sus lápices asomarnos a unos orgullosos personajes que pelearon fieramente por el poder y que, aún en la brutalidad de la lucha, supieron mantener una  legendaria elegancia, una cierta  "grandeur". Seguramente el éxito de los Dumonstier consistió en retratar a una clase dirigente tal y como ésta se veía a sí misma: como la mismísima sal de la tierra.

Hay sin embargo un retrato por el que tengo una especial predilección, aunque no es especialmente bonito. Fue hecho por un miembro no identificado de la familia a un insignificante noble de provincias que supo mantener su vida al margen de estas luchas de poder y de la corte, en su momento no parecía nadie muy prometedor, vivió retirado escribiendo y pensando: ese hombre era Michel de Montaigne, el sabio.

     
Etienne Dumonstier, Enrique III







 Pierre Dumonstier I, retrato de Etienne Dumonstier







 Pierre Dumonstier, retrato de hombre con la barba roja







 Daniel Dumonstier, San Vicente de Paul







 Daniel Dumonstier, Luis de Lorena Cardenal de Guisa








 Daniel Dumonstier, retrato de joven dama








 Daniel Dumonstier, retrato de joven desconocido








 Daniel Dumonstier, retrato de hombre barbado








 Daniel Dumonstier, Georges Villiers Duque de Buckingham








 Daniel Dumonstier, Luis XIII








 Daniel Dumonstier, Jean d'Hallwin








 Daniel Dumonstier, Isabel de Francia







 Daniel Dumonstier, Antonio de Borbón Conde de Moret







 Daniel Dumonstier, Cardenal d'Ossat







 Daniel Dumonstier, Duque de Montmorency








 Daniel Dumonstier, Duquesa de Montmorency







 Daniel Dumonstier, dama con pendiente de perla








 Daniel Dumonstier, retrato de un gentilhombre








 Daniel Dumonstier, retrato de dama de perfil








Dumonstier, Michel De Montaigne.




1 comentario:

  1. La riqueza material del autor de los "Ensayos", manifiesta en la suntuosidad de su vestidura,contrasta con la sobriedad de su ideología, tan proclive al escepticismo -"¿Qué sé yo?"-, a la crítica de las verdades conocidas y a la tolerancia con las opiniones ajenas, en una época en la que el dogmatismo religioso, político y filosófico reinaban despóticamente sembrando el fanatismo y la guerra.

    ResponderEliminar