sábado, 5 de enero de 2013

Yiannis Tsarouchis,12 meses


Yiannis Tsarouchis, en griego Γιάννης Τσαρούχης (El Pireo 1910 - Atenas 1989)

Este pintor griego, a quien desconocía hasta hace muy poco, me parece extremadamente interesante por muchos motivos, de los cuales no es el menor el ser, al igual que algunos otros grandes maestros como Picasso o Goya, inclasificable.
Yiannis Tsarouchis quiere ser a la vez moderno y clásico: bucea en la pintura bizantina hasta impregnarse de sus técnicas, su colorido y su concepción del espacio, para unos años después, influído por Matisse, lanzarse a los modos más vanguardistas, revistiendo un  expresionismo orientalizante y colorista.
Tras un período de crisis vuelve a la gran pintura del XIX y prueba con modos de representación más realistas. Al mismo tiempo se interesa por la pintura romana antigua que descubre en Pompeya y en los retratos de El Fayum y experimenta con estas nuevas propuestas.
En la parte final de su obra vemos una aproximación a la pintura barroca y en concreto a Caravaggio.
Toda la pintura, tanto la occidental como la oriental, la antigua y la moderna parecen darse cita en su largo recorrido creativo y existencial.
Al mismo tiempo una intensa componente homoerótica recorre toda su creación artística, animándola con una sinceridad, una emoción y una vitalidad que no es fácil ver en muchos artistas y que, desde mi punto de vista, convierte a Yiannis Tsarouchis en el correlato pictórico de su compatriota Constantino Kavafis. Aunque su iconografía respectiva difiere, ambos encuentran un modo de liberación personal y de intensidad y verdad a través del arte que los aproxima.
Sin embargo sería un error reducir a este artista a un icono gay, ya que su pasión por la pintura con mayúsculas y su lenguaje visual es mucho más universal y más abarcador.
Como estamos empezando el año, me ha parecido oportuno traer al blog a estos ángeles que representan los doce meses, y que, al igual que los ángeles que pintó Goya para la cúpula de San Antonio de la Florida, por su apariencia femenina, han merecido el nombre de las ángelas, éstos, que están personificados por unos auténticos chulazos, bien podrían llamarse angelazos.
Aparte la broma, este particular calendario fue pintado en 1972 y ese cruce iconográfico entre un cierto vintage erótico setentero y los fondos dorados de los iconos bizantinos les presta mucho encanto, desde mi punto de vista. Este es mi calendario para el 2013 que queremos empezar con humor y poniendo al mal tiempo buena cara.
Auguri a tutti.

ENERO





FEBRERO





MARZO





ABRIL





MAYO





JUNIO





JULIO





AGOSTO





SEPTIEMBRE





OCTUBRE





NOVIEMBRE





DICIEMBRE




1 comentario:

  1. Me llama mucho la atención el que los tonos amarronados, que tanto me hacen evocar nuestras pinturas de Altamira, se reiteren tanto en los pintores modernos a modo de homenaje a las manifestaciones pictóricas primigenias.

    ResponderEliminar