domingo, 3 de marzo de 2013

Georges Croegaert


Georges Croegaert (Amberes 1848 - París 1923)

No merecería nuestra atención este pintor costumbrista del XIX, fundador junto con otros de lo que se dió en llamar "pintura anticlerical", si no fuera porque los cardenales están de actualidad. Un cónclave está a punto de convocarse del que saldrá un nuevo papa, el papa del siglo XXI. 

Ahora que de nuevo los príncipes de la Iglesia de Roma vuelven a vestir el uniforme para ponerse a la tarea, me ha parecido gracioso echar un vistazo, nostálgico si se quiere, a aquel ya rancio anticlericalismo del siglo XIX. Hoy al mirar estos cuadros de Croegaert me parece tierno su modo de representar a esos ancianitos cuyos grandes vicios son la filatelia, la siesta, las partidas de cartas, los placeres de la gula o jugar con sus perros o sus gatos. 

Si este pintor ateo, francmasón, liberal y republicano pudiese ver todo lo que ha llovido sobre la Iglesia, la banca Ambrosiana, los casos de pederastia, los vatileaks, etc, seguro que él mismo no daría crédito y se santiguaría de puro asombro.

Provoca nostalgia la mirada de Croegaert también por otro motivo. En sus tiempos había buenas razones para ser anticlerical: la Iglesia estaba en todas partes, imperaba con autoridad sobre las conciencias y condicionaba la vida pública y privada de millones de personas. 

Qué lejos queda eso de nuestro mundo postcristiano, donde la Iglesia corre el riesgo de desaparecer en la irrelevancia, con su mensaje enterrado entre la cacofonía contemporánea de voces que pugnan por la atención de las masas. Ojalá que eso no llegue a ocurrir, ojalá el Espíritu Santo inspire a esos ancianos vestidos de púrpura para que den al mundo del siglo XXI un papa a la altura de los tiempos.





















 


































































6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La veritat, no crec que l'Església Catòlica córrega perill de desaparéixer en la irrellevància. De fet, la cúpula cardenalícia, amb el Papa al capdavant, ocupa tant de temps a les notícies, quan ve al cas, com qualsevol cap d'estat i/o els seus ministres. I com a tals es comporten, immersos en la lluita de poders i en la corrupció. Potser, si no hi ha més gent que ecolte el seu missatge (tot i això n'hi ha moltíssima) segurament és perquè no donen el missatge adequat, no solament de paraula sinó amb els fets. Si l'Esperit Sant existís m'atreviria a demanar-li que passara per alt tots els cardenals que podrien ser elegits i triara un sacerdot insignificant, d'aquests que, pels seus actes, saben guanyar-se el respecte fins i tot dels no creients.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo sí que pense que l'Església Catòlica, a pesar de les apariències, perd clients cada dia que passa i les seues doctrines van sent més i més ignorades per la societat, a això em referisc quan dic allò de la irrelevància. No sé que faria falta per canviar això, potser ni fa falta, però sí potser un canvi del tipus que tú indiques...això seria una senyal, indicaria un camí (però no crec que l'Esperit Sant faça uns miracles tan grans)
      B7s, o petons, com diuen el catalans :)

      Eliminar
  3. Ambición, lujo, afán de poder,...¿En qué se diferencian los defectos de estos religiosos de los de los políticos? Razón tenía Galdós al creer en la religión natural, no sobrenatural, pero también es cierto que, gracias al anticlericalismo literario del XIX y su manido tópico del "Clérigo de misa y olla", hoy en día contamos con creaciones magistrales de la literatura universal, como La Regenta y Madame Bovary, entre muchas otras. Excelentes pinturas, José Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Esto es lo que se llama vivir como un cura, o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, sí, comer como un cura y vivir como Dios, pero a mi me hacen gracia estos retratos de unos señores que parecen unos jubilados dedicados a sus hobbys, tiene su punto casi tierno, visto en la distancia.

      Eliminar