sábado, 6 de abril de 2013

Viajar para ver I: Watteau


Antoine Watteau "L'Enseigne de Gersaint", 1720. Charlottenburg Schloss, Berlin


Decir que he viajado a Berlín para ver "este" cuadro puede parecer exagerado, pero no se aleja mucho de la verdad (aunque es el tipo de cosas que uno no dice por temor a parecer un friki pirado). Lo cierto es que a Watteau, como a todos los grandes pintores, hay que verlo "en directo". Los delicados equilibrios de color que se encuentran en su pintura hacen especialmente difícil apreciarlo en reproducciones

Esta obra constituye casi su última palabra en pintura, ya que fue pintada sólo un año antes de su muerte y muestra a un pintor maduro, plenamente dueño de su arte y ensayando nuevas vías de representación. 

El cuadro, según cuenta su marchante, Edmé-François Gersaint, en sus memorias, se pintó como un ejercicio para desentumecer los dedos y motivado por un fuerte deseo del autor de ponerse a pintar. Se acabó en tan sólo ocho días (piénsese que Watteau era un pintor conocido por trabajar desesperadamente lento) y a diferencia de la mayoría de sus obras, que solían ser compuestas en el estudio a partir de modelos tomados de sus dibujos, ésta tomó sus motivos en buena parte del natural.

El cuadro pretendía ser un cartel publicitario para el nuevo establecimiento de Gersaint en el Pont Notre-Dame (que en aquel tiempo tenía tiendas como el actual Ponte Vecchio de Florencia). Como publicidad tuvo tanto éxito que no tardó en ser adquirido por coleccionistas y posteriormente por el rey Federico II de Prusia, pasando a las colecciones que se pueden ver hoy día en el palacio de Charlottemburg.

Me encanta este cuadro por muchas razones, por su simetría hábilmente enmascarada y atenuada, por la disposición de las figuras y sus actitudes y lenguaje corporal, por su color, ese maravilloso color: la seda rosa de la dama de espaldas, la falda rayada de su complementaria de la derecha, los fondos pardo-grises. Pero me encanta también sobre todo por su naturalidad, una naturalidad a la que sólo se llega desde la madurez artística, esto es, desde el artificio más consciente y deliberado.





4 comentarios:

  1. Curioso efecto 3D ¿no?.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el vestido rosa parece que tiene volumen.
      Un saludo ;)

      Eliminar
  2. Un anunci publicitari? Deu ser l'anunci més luxós de la història!!! Una meravella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ens agradaria que la publicitat hui dia fòra tan luxosa, ens passariem el dia mirant anuncis. B7 guapetona ;)

      Eliminar