miércoles, 1 de mayo de 2013

1º DE MAYO


Il Quarto Stato, (inicialmente titulado, "El camino de los trabajadores") Giuseppe Pellizza da Volpedo, 1901. Museo del Novecento, Milán.


Hoy, que es el primero de mayo de 2013, día del trabajo, en esta España que cuenta ya con más de seis millones de desempleados,  con una cifra de subempleados que no nos atrevemos a cuantificar, más una cifra de desesperanzados que nos da miedo afrontar, dejadme que por una vez no os hable de quién pintó este hermoso cuadro que representa a unos trabajadores en huelga, caminando todos juntos hacia el sol naciente en una manifestación contra los de siempre.

Dejadme, decía, que cite un poema de Jorge Riechmann, que se escribió hace ya algunos años, pero que viene muy al pelo para los tiempos que nos ha tocado vivir:



MANIFESTANTES, 1996

Las manifestaciones tienen algo ridículo

(Hablo de las ocasiones en que lo peor que puede pasar
es que policías bien pagados te obliguen a echar una carrera
o tiren de la porra -con ambulancias próximas
No hablo de las veces en que te juegas la vida
porque policías y soldados mal pagados
tienen órdenes de disparar y están dispuestos a hacerlo
Hablo de una desproporción de fuerzas tan grande que el
       poder
se permite el lujo de la tolerancia
mientras digitaliza los datos por si acaso)

Decía que las manifestaciones tienen algo risible
que incomoda a la gente elegante
En ellas la gente está sin saber bien cómo estar
casi siempre algo desplazada
No reposan en el centro de su ser
sino que su ser se les cae encima como un traje mal hecho
lleno de flecos sueltos y descosidos
Siempre se tiene la impresión
de que podrían estar empleando mejor su tiempo
en alguna otra cosa
O como decía Milán Kundera:
      "Lo que hace del hombre de izquierdas un hombre de
       izquierdas no es tal o cual teoría, sino su capacidad de
       convertir cualquier teoría en parte del kitsch llamado
       Gran Marcha hacia adelante"

Les decía que ir a manifestaciones
a partir de cierto nivel de renta o de sensibilidad estética
siempre avergüenza un poco
Tienes que decidir qué pesa más:
si la pequeña vergüenza de contribuir
al kitsch de la manifestación
(aunque las pancartas de la Gran Marcha Adelante
ya hayan sido trocadas por las de la Gran Resistencia
       Heroica
que vienen malos tiempos)

o la pequeña vergüenza de contribuir
a las estructuras del crimen las transacciones financieras
       del crimen
las armas de repetición del crimen las melodías ligeras del
       crimen
las piscinas climatizadas y los hipermercados del crimen.
A partir de cierto nivel de sensibilidad estética
la última opción
también debería resultar gravosa.

                      De El día que dejé de leer EL PAÍS


¡FELIZ PRIMERO DE MAYO, COMPAÑEROS!

4 comentarios:

  1. La genial correspondencia existente entre estas dos manifestaciones artísticas me hace evocar la original precisión con la que Leonardo Da Vinci define la pintura, identificándola con la "poesía muda" y la poesía, con la "pintura muda".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recordaba este cuadro desde que ví "Novecento" de Bertolucci. El poema lo leí aproximadamente en el año de la fecha del título y debo decir que entonces no me gustó, lo encontré un tanto maniqueo, pero hoy día, a la luz de todo lo que está pasando, cobra más y más sentido.

      Eliminar
  2. Tenía este cuadro pendiente para tal día como hoy, pero como he decidido no trabajar, me ha venido al pelo que tú hayas hecho esta estupenda entrada. El poema, a pesar de su actualidad, no termina de enamorarme.

    Compartido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen es todo un icono del asunto. Mira por donde nos hemos leido el pensamiento. Gracias por compartir.
      Un saludo, Enrique ;)

      Eliminar