lunes, 24 de junio de 2013

Aleksandr Deineka: el cuerpo de la revolución



La Revolución Soviética (1917) quiere ser un nuevo comienzo para la humanidad. La sociedad sin clases que la propaganda oficial canta con acentos épicos está protagonizada por un nuevo tipo humano: el proletario.

Las artes plásticas pondrán en imágenes la visión que los soviéticos tenían de este "hombre nuevo". El proletario no tiene porqué ser un intelectual, es un hombre sencillo, rudo, la mujer proletaria no es la señora burguesa, delgada y distinguida, sino fuerte y sana, buena trabajadora y buena paridora. El proletario no busca singularizarse, no posee afán de cultivar una "personalidad", el individualismo es un vicio burgués. El obrero siempre está con sus camaradas, la intimidad, la familia es una añoranza del pasado, un instinto peligroso por insolidario. El obrero, la obrera, permanece ante la mirada de sus iguales. Es importante recalcar este concepto de sus IGUALES. No debe pretender competir ni singularizarse, sino cooperar y seguir las directrices.

La construcción de la nueva sociedad socialista es una tarea común que compete a todos: no poner todo el empeño, regatear esfuerzos, dudar, es sabotaje, es ayudar al enemigo de clase, al odiado burgués.

Serás laborioso, serás obediente, te mantendrás sano y darás prole a la revolución. En el ejército, en la fábrica, en la cooperativa, en el bloque de viviendas, en tu ocio, serás siempre uno más, modesto y sencillo. Pensar es cosa del partido, obrar es cosa del obrero, cada uno a su trabajo y un trabajo para cada uno.

Este proyecto que pretendía ser progresista, que pretendía ser liberador, se convirtió en la dictadura más abyecta y odiosa de cuantas hayan existido sobre la tierra. Si alguien se hubiese molestado en leer "La república de los Lacedemonios" de Jenofonte (o a Orwell) no hubiese necesitado ser profeta para saber en qué iba a parar todo aquello. 

Si uno mira hoy día estas pinturas de Deineka tampoco lo necesitará: los cuerpos sanos, corren, saltan, se agitan, se ejercitan, trabajan, luchan, todos en grupo, todos indiferenciados, con rasgos geometrizados, parecen una especie de neoespartanos, de robots semihumanos, de replicantes que fingen una felicidad física que excluye el amor, el erotismo, la duda, la individualidad. Cuerpos sin alma.

Pobres humanos, siempre estafados por un sueño inhumano, su cuerpo al servicio del Estado, como carne de ganadería, para el tiro o para el matadero, el hombre al servicio de la "Sociedad", del Leviatán antiguo que siempre pide sacrificios humanos en nombre del orden, de la igualdad, del progreso, o de cualquier otra quimera. Pobre ser humano siempre en espera de una sociedad humana, que siempre se anuncia y nunca llega.


P. D. 
Perdonen los lectores de este blog el alegato anticomunista, pero tuve un tío comunista radical y me sale del alma. El que no esté de acuerdo hará muy bien en pasar de largo del texto e ir a las imágenes del autor, que bien lo merecen. Aleksandr Deineka (1899-1969), a pesar de mis prevenciones ideológicas, me gusta más de lo que me gustaría que me gustase. Tiene en algunas ocasiones una intuición gráfica muy certera, un amor por esos cuerpos, a los que gusta ver cómo reflejan la luz o cómo les baña el agua, que no es nada "ortodoxo", particularmente me quedo con alguna obra como" Niña mirando por la ventana", o "En el Sur" o "Campesina en bicicleta" que me parecen más intimistas. Que ustedes lo disfruten.


P. D. bis
Una página muy interesante sobre el cuerpo y su construcción ideológica en la nueva sociedad socialista, partiendo del arte de Deineka es la que les dejo en este vínculo en francés; muy interesante.

También si desean saber más sobre la vida y obra de  Aleksandr Deineka les remito al siguiente vínculo:




Corredores, 1934.






Caerrera de relevos, 1947.






 Corredoras, 1944.






 En la pausa del almuerzo. Cuenca del Don, 1935.






 Mediodía, 1932.






Jugando al balón, 1932.






 Las nadadoras, 1933.






 Chicas corriendo, 1941.






 Después de la batalla, 1937.






 Futuros pilotos, 1938.






 Pioneros de Crimea, 1934.






 En el sur, 1966.






 Cross, 1932.






 Esquiadores, 1926.






 Fútbol, 1924.






 Oda a la primavera, 1927.






 Héroes del primero de mayo, 1936.






Soberanía del Koljós, 1934.






La defensa de Petrogrado, 1928.






 En la prensa, 1931.






 Proyectos pacíficos, 1959.






 Las trabajadoras textiles, 1927.






 La cuenca del Don, 1947.






 Construyendo los nuevos talleres, 1926.






 Marcha roja, 1941.






 Campesina en bicicleta, 1935.






Niña en una ventana. Invierno, 1933.





13 comentarios:

  1. Magníficas pinturas. ¡Qué bonitos desnudos! Me ha parecido ver a Sorolla en algún momento. Los chicos de las duchas están riquísimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el autor tiene una sensibilidad especial para los desnudos y a su manera intenta transmitir una imagen progresista y desinhibida de la sexualidad y la vivencia del propio cuerpo en el mundo socialista. No sé si este aspecto en particular de su pintura era muy valorado por las autoridades soviéticas.
      En cualquier caso, al menos la censura rusa no tenía el tono mojigato que tenía en España por los mismos años, en este país una pintura como la que tú dices de las duchas hubiera sido impensable (y sí que están muy buenos, jeje)
      Un saludo, Félix, y gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. Sin duda las pinturas son de una belleza casi perfecta.
    Respecto a tu P.S.
    se puede entender que hagas apología anti-comunista, yo la haría también, pero no sólo anti-comunista, sino anti -dictatorial, que venga por la izquierda o por la derecha, hubo y hay demasiadas, algunas incluso disfrazadas de democracia.

    Una mayoría absoluta es la dictadura "demócrata" más insultante que hay.
    Yo abogo por la democracia real, la de quñe la soberanía sale del pueblo, y es el pueblo quienes elige a sus gobernantes, y ellos se deben a sus electores, y no a hacer lo contrario de lo dicho en campaña electoral.

    Ojalá algún día exista la democracia real cómo debe ser.
    yo creo en el derecho de las personas y punto. Hay muchos políticos, aunque sean uno de los sectores más mal considerados, que realmente luchan por la gente, pero a esos mejor taparles la boca con desprestigio y burdas falacias invenciones y ataques de la más baja calaña!!!!

    Fantástico post, José Miguel

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Rosa, en que, puestos a denunciar, debemos denunciar todas las situaciones donde se produce opresión, o donde los gobernantes abusan de su poder y pervierten la democracia, convirtiéndola en un sistema meramente formal.
      Del mismo modo que si en otro tiempo las fuerzas progresistas de Europa hubieran sido más valientes para denunciar las atrocidades de la dictadura soviética, a lo mejor hubiera durado menos o algunas cosas no se hubieran hecho, así también hoy en día todos somos responsables de la buena calidad de nuestra democracia para evitar que la corrupción o el abuso de poder la perviertan y la vacíen de contenido.

      Muchas gracias por comentar.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Un placer haber entrado y podido comentar!

      Eliminar
  3. Me ha encantado el último párrafo,anterior a los P.D., pues haces hincapié en la dualidad de la naturaleza humana (vida-sueño), y en el error de estacionarse más tiempo del prudente en al ámbito opuesto.
    Por otra parte, la excelencia de estas pinturas radica en garantizar intemporales comentarios entre los humanos, pese a la diferenciación de lenguas, tradiciones, creencias y épocas, pues los que hoy nos deslumbramos con la obra de Deineka nos identificamos emocionalmente con quienes de ella se admiraron en el pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que, como tú bien dices, los que hoy nos deslumbramos con la pintura de Deineka, nos identificamos emocionalmente con los que la admiraron en el pasado. Eso es lo que tiene la obra de arte. ¿Cuántas veces no te has encontrado con un párrafo de una novela, con unos versos, con una reflexión en un ensayo, escritos hace cientos de años, que sin embargo parece que hayan sido escritos precisamente PARA TÍ, como si alguien te estuviese leyendo el pensamiento?
      En la pintura no tendría por qué ser diferente y la imagen del cuadro puede ser (y debería ser) un viaje en el tiempo.

      Eliminar
  4. Dedicación a una exposición al tiempo histórico transcurrido entre el gran experimento de la vanguardia rusa —que precedió a la época de Stalin— y el arte soviético decididamente postmoderno, que advino tras su muerte: el arte de la época del dictador, que resulta bastante desconocido, ha sido objeto de escasas exposiciones tanto en la antigua Unión Soviética como en Europa o América, y con frecuencia ha sido clasificado como un arte derivativo y propagandístico, al servicio de la ideología y la educación de las masas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que el arte soviético del llamado "realismo socialista" ha sido muy maltratado por la crítica, visto como un arte meramente propagandístico y poco interesante. Eso, unido a los prejuicios ideológicos, hace que sea un gran desconocido.
      En España, si mal no recuerdo, la Fundación Juan March de Madrid dedicó una amplia exposición, en concreto creo que a Deineka, que yo por desgracia no pude ver.
      No conviene generalizar nunca: en el arte soviético abunda el arte malo y burdo, pero no más que en otros períodos históricos o en otros países, y, en cualquier caso, la pintura de Deineka me parece que es lo bastante valiosa por sí misma como para excluirla de este destierro crítico y ocupar el puesto que se merece en la historia del arte.

      Gracias, Rodrigo por tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Gracias por descubrirme a este pintor desconocido para mí. Me gusta mucho su pintura. En cuanto a la entrada me ha parecido excelente, al igual que los comentarios. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por aportar tu punto de vista en forma de comentario. Eso es lo que pretendo con el blog, compartir con otras personas los pintores que conozco o que voy descubriendo. Me alegro de que te hay gustado. Un saludo

      Eliminar
  6. Muy interesante. No conocía al pintor, sus cuadros me han gustado mucho, especialmente algunos que irradian una luz especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene aspectos muy interesantes, el énfasis en la cinética, el movimiento de las figuras, el tratamiento de la luz, las composiciones de grupos, la incorporación de temáticas hasta entonces no tratadas en la pintura. Es un buen pintor con una estética muy particular, me alegro de que te guste.
      Gracias por tu comentario, un saludo

      Eliminar