lunes, 8 de julio de 2013

Guantánamo

"El mal no es nunca radical, sólo es extremo, y carece de toda profundidad y de cualquier dimensión demoníaca. Puede crecer desmesuradamente y reducir todo el mundo a escombros precisamente porque se extiende como un hongo por la superficie."
Hannah Arendt.



HECHOS: en febrero de este año algunos presos de Guantánamo comienzan una huelga de hambre. Desde marzo la huelga de hambre se extiende hasta llegar a fecha de hoy a 104 de los 166 presos que aún siguen allí.
Los presos son obligados a comer dos veces al día mediante el siguiente protocolo (parafraseo el artículo de hoy de el diario EL PAÍS): 
  1. El preso es atado a una silla, donde se le coloca una máscara que impide que pueda  moverse, morder, cerrar la boca o escupir.
  2. Aplicación en las fosas nasales de un lubricante quirúrgico para la implantación de una sonda naso-gástrica.
  3. Introducción de la sonda, desde las fosas nasales en descenso hasta el estómago.
  4. Fijación del tubo de la sonda a la nariz mediante un esparadrapo para evitar que el preso la muerda.
  5. Una vez instalada la sonda se alimenta al preso con 750 ml. de un compuesto rico en nutrientes, a veces acompañado de un medicamento llamado Reglan que mitiga las naúseas.
Eso sucede CADA DÍA, dos veces al día, desde hace cuatro meses.
Guantánamo es una isla de ilegalidad, un infierno penal, una vergüenza para la humanidad, como Kolimá, como Treblinka, como Auschwitz. 
¡¡No más torturas en nombre de nuestra seguridad: cierren Guantánamo YA!!

Convención de Ginebra relativa al trato debido a los prisioneros de guerra
Entrada en vigor: 21 de octubre de 1950.
"Artículo 130
    Las infracciones graves a las que se refiere el artículo anterior son las que implican uno cualquiera de los actos siguientes, si se cometen contra personas o bienes protegidos por el Convenio: el homicidio intencional, la tortura o los tratos inhumanos, incluidos los experimentos biológicos, el hecho de causar deliberadamente grandes sufrimientos o de atentar gravemente contra la integridad física o la salud, el hecho de forzar a un prisionero de guerra a servir a las fuerzas armadas de la Potencia enemiga, o el hecho de privarlo de su derecho a ser juzgado legítima e imparcialmente según las prescripciones del presente Convenio."

Les dejo el vínculo del artículo publicado hoy en relación con estos hechos por el Diario EL PAÍS:
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/07/05/actualidad/1373047045_299901.html

8 comentarios:

  1. La crueldad humana no tiene limite, tiempo, edad, raza, sexo, en fin, es inherente al ser humano. Indignante esta situación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crueldad que más me impresiona es aquella que es ejercida por funcionarios que creen estar cumpliendo con su deber (como estos soldados vigilantes de Guantánamo, que cumplen órdenes y creen hacer lo que es legal) y por tanto con la conciencia limpia y tranquila. Ese tipo de violencia me estremece y me horroriza más de lo que soy capaz de expresar.
      Gracias, María Gabriela por comentar. Un saludo

      Eliminar
    2. Creía haber comentado esta entrada... Estoy completamente de acuerdo con este comentario. Lo peor es el encubrimiento de legalidad, que hace que unas mentes simples crear actuar bajo un signo favorable.

      Eliminar
    3. Sí, sobre todo porque los sádicos o los grandes malvados son, como los santos, bastante escasos, pero la gente corriente que cree cumplir con su trabajo cuando está perpetrando una inhumanidad, eso es mucho más fácil que ocurra y por tanto mucho más peligroso.

      Eliminar
  2. Hola estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto deberían de zanjar ya eso de Guantanamo, si hay culpables, pues que los condenen y listo.
    Pero esos presos, en su mayoría secuestrados, no son prisioneros de guerra por lo que no pueden acogerse a la Convención de Ginebra.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en que estos presos no forman parte de un ejército regular, con uniforme, rango, etc. por lo que difícilmente pueden acogerse a la Convención de Ginebra.
      También hay que tener en cuenta que las guerras de hoy en día (Yugoslavia, Libia, Siria) se libran entre "milicias" más o menos regulares, con lo que dicha Convención debería reconfigurarse para no dejar en total desamparo a las personas, como les sucede a estos presos de Guantánamo, que languidecen fuera del foco de la prensa y ante la indiferencia del mundo en general.
      Un saludo, Mariano, y gracias por tu aportación

      Eliminar
  3. ..."la indiferencia del mundo en general". Lamentable, pero cierto: inmunizarse contra el amor y el dolor es estar muerto. Resulta más cómodo alardear de nuestro estado de bienestar que del valor orientado a la jurisdicción de la temeridad, no se dé el caso de que la fortaleza se confunda con la locura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice T. S. Eliot en Los coros de la piedra:"es difiícil para los que viven junto a una comisaría de Policía creer en el triunfo de la violencia".
      Yo creo que a los habitantes de los países europeos, que hemos nacido y crecido en países alejados de la guerra, con sistemas de bienestar más o menos estables y con democracias donde el imperio de la ley es la norma, nos cuesta mucho imaginar que el Estado pueda secuestrarte y meterte en una cárcel sin juicio y sin respetar ningún procedimiento legal, y aún menos que una vez allí te puedan torturar a su antojo.
      Tendemos a ignorarlo porque no nos entra en la cabeza que esas cosas sucedan y las hagan algunos de "los nuestros". Eso siempre parece cosa de bárbaros, de "los otros".
      Por eso he querido ilustrar lo que está pasando con una descripción lo más literal posible que uno sea capaz de IMAGINAR para después SENTIR.

      Eliminar