domingo, 1 de septiembre de 2013

Eduardo García Benito: un español en Nueva York

Entre 1923 y 1936 Eduardo García Benito (Valladolid 1891 -Valladolid 1981) reside de modo casi permanente en la ciudad de Nueva York, donde trabaja para el millonario editor Condé Montrose Nast, promotor de revistas como VOGUE, VANITY FAIR o THE NEW YORKER.  Durante estos años dorados va a dejar a la posteridad un monumental patrimonio artístico con sus inigualables portadas que subvertirán la ilustración de moda como género gráfico.

Sitúense ustedes para tratar de imaginar la ciudad y el momento que vive Benito: Nueva York años 20; los años de la Ley Seca, del Cotton Club, de George Gerswin, Cole Porter, Irving Berlin, Louis Amstrong, Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Count Bassie, de los grandes millonarios, como Rockefeller o Henry Ford, y de los grandes mafiosos, como Lucky Luciano, Vito Genovese o Al Capone, de las inolvidables estrellas del cine, como Chaplin, Gloria Swanson o la Garbo. El mundo feliz, contradictorio, loco, de "El gran Gatsby", que hizo crack una mañana de octubre del año 29, el llamado jueves negro que daba comienzo a la Gran Depresión.

En la moda femenina se ha producido una enorme revolución, no menor a su modo que la  recientísima Revolución Soviética. El corsé ha muerto, las faldas se han acortado, a las voluptuosas curvas femeninas suceden unas chicas delgadas de silueta estilizada por los cortes rectos, a los cabellos largos y voluminosos moños suceden las melenas cortas o el corte a lo garçon. El ideal de estilo que se propone a la mujer es el de una mujer urbana, más activa que hogareña, una mujer independiente, que fuma, sale de noche, practica deportes, y que viste una moda cómoda, juvenil, aunque sin renunciar a la sofisticación, tipo femme fatal. Esta será la mujer que Benito glorifique en sus portadas

García Benito había vivido sus años de formación en el competitivo, electrizante y vital París de las vanguardias, en contacto con artistas de fama mundial como Picasso, Matisse, Raoul Dufy, Brancusi, Modigliani, Gargallo y un largo etcétera, y allí había madurado y extraído de todo ese rico entorno creativo sus propias lecciones que iba a continuación a aplicar con enorme éxito en el mundo de la moda, creando unas portadas que son y serán inolvidables por su modernidad. 

En ellas Benito aplica al arte popular de la ilustración lo que ha aprendido de Modigliani, con sus rostros de máscara africana, o de la estilización cicládica de un Brancusi, pero todo ello aplicado con un dibujo preciso, con un juego de los volúmenes y de la línea que utiliza las lecciones aprendidas del cubismo, así como un uso contundente del color en tintas planas, heredero, entre otros, del japonismo de finales del XIX. Sintetizando de un modo inteligente todas esas influencias y con un gran instinto plástico, crea Benito lo que se ha llamado el Art Decó, corriente con la que identificamos esos años 20-30 en las artes decorativas, la ilustración y la moda.

Eduardo García Benito es un artista universal de primerísima línea, del que una de las cosas que más me admira es su persistencia, su espíritu de superación, su capacidad de sobrevivirse a sí mismo (piénsese que vivió hasta 1981) y de mantenerse creativo siempre, reinventándose en cada etapa de su larga vida. En tiempos recientes su ciudad natal, Valladolid ha protagonizado varias iniciativas para rehabilitar su memoria y su legado, pero todavía dista mucho de ser reconocido como el gran artista español universal que ha sido.

Mi pequeñísima contribución a ese justo reconocimiento es esta muestra de sus portadas para la revista VOGUE durante sus años gloriosos. He escogido deliberadamente sólo un lapso de cinco años, los que van de 1926 hasta 1931, su pleno período neoyorkino, en los que me parece que su estilo alcanzó sus más altas cotas de provocadora modernidad y de belleza imperecedera. Que ustedes disfruten de este genio del dibujo.


Por cierto, me acabo de enterar que este mes la revista VOGUE España cumple 25 años. ¡Enhorabuena!



Vogue 1926




Mayo 1926




Enero 1927




Abril 1927




Abril 1928




Octubre 1928




Octubre 1928




Febrero 1929




Marzo 1929




 Mayo 1929




 Julio 1929




 Octubre 1929




 Octubre 1929




 Octubre 1929




 Noviembre 1929




 Enero 1930




 Febrero 1930



 Marzo 1931




Septiembre 1931




Octubre 1931


En marzo de 2010 el IES "Delicias" de Valladolid, en colaboración con otras varias instituciones preparó una exposición titulada "García Benito en las colecciones públicas vallisoletanas". De esta exposición se colgó en la web el folleto informativo con una interesantísmia y completa biografía a cargo del que fue comisario de la exposición, el profesor Arturo Caballero.


Arturo Caballero realizó así mismo un video muy interesante donde se narra la vida de Benito en relación con el contexto artístico de su época.



16 comentarios:

  1. Unas siluetas con un toque egipcio, muy interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene ese toque tan estilizado, como egipcio o de las esculturas de las cícladas, muy elegante y muy minimal. Gracias, Félix, un saludo.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho, no lo conocía en absoluto. Se lo pasaré a mis amigas pucelanas. Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una maravilla como diseñador gráfico, seguro que a tus amigas de allí les gusta (aunque ellas a lo mejor sí que lo conocen, por aquello de la patria chica. Un saludo, Ana, dentro de un ratito nos vemos ;)

      Eliminar
  3. Me ha encantado como nos trasladas a su época, Al capone, Rockefeller , la Ley Seca, el crac del 29.... y un español por ahí, desconocido, en VOGUE. Yo por desgracia, no le conocía. un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado a mí también imaginarme a un españolito recién llegado a ese Nuev York legendario de los mafiosos que hemos visto en las películas. La verdad es que fue muy famoso en esa época, pero luego el pobre cayó en el más negro de los olvidos, por eso hoy en día es muy poco conocido. Un saludo, Carlos Javier

      Eliminar
  4. Hace años vi una retrospectiva de García Benito en Madrid. Entonces no pude dejar de acordarme de Metrópolis de Fritz Lang. Viendo las fechas, no me extrañaría que Lang se hubiera basado en sus portadas de Vogue. Gracias por traerlas aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que la conexión con Fritz Lang no se me había ocurrido (lo que pasa es que mi incultura cinematográfica es nefasta), pero ahora que lo dices creo que tienes toda la razón, hay una proximidad estilística que no se puede negar. Gracias, Nacho, por aportar ese punto de vista que es muy revelador y, por supuesto, por comentar.

      Eliminar
  5. Resulta muy relajante contemplar la original mixtura de técnicas artísticas puestas al servicio publicitario, pues estas bellas imágenes, mediante una perfecta manipulación geométrica, reflejan el lado más amable y divertido de la feminidad, mostrándonos mujeres satisfechas que viven en una sociedad sin conflictos ni tensiones, dado que la finalidad es crear la ilusión de que el consumo reporta belleza y placer, fascina a los demás y pone la felicidad al alcanza de la mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La publicidad siempre propone un ideal que está en la calle, unos valores que enganchan, como la elegancia, la felicidad, el lujo... pero yo me inclino a pensar que eso hoy en día es mucho más premeditado, mientras que en la época de Benito lo que pretendían era hacer unas imágenes que fuesen modernas, artísticas y bellas, sin una conexión tan inmediatamente utilitarista, no sé, quizás es que le tengo mucho cariño a estas portadas que me parecen tan bonitas

      Eliminar
  6. Es un buen diseñador. Que sería un fenómeno como dibujante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, su obra como pintor, a mí personalmente, me parece menos original, aunque algunos de sus retratos son bonitos. Tiene también una interesante faceta como grabador: las ilustraciones que hizo para "El Buscón" de Quevedo, por ejemplo, tienen mucha fuerza.

      Eliminar
  7. Lo más evidente son las líneas de retratos femeninos que son plagios de las mujeres de A. Modigliani. El tratamiento del color es suprematista, y las composiciones son varias y desenvueltas con soltura. Buen trabajo. Curioso, que cabe destacar. Gracias, no lo conocía. Una sorpresa muy gratificante. Lo cual me hace sentir más noble por su eficacia, más orgulloso de ser español

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rostros son, en efecto, muy del estilo Modigliani, aunque yo veo más influencia si cabe de Brancusi. En todo caso, eso en diseño no es infrecuente. Cómo tú bien afirmas es una obra que merece conocerse y que le hace a uno sentirse orgulloso de un compatriota. Muchas gracias, Julián, por tus comentarios.

      Eliminar
  8. Gracias por rescatarnos de ese limbo a este artista, José Miguel. No lo conocía, voy a indagar también su faceta como pintor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo conocía hasta hace nada, y me sorprende que un ilustrador que en su momento llegó a tal altura hoy sin embargo esté tan olvidado. Es todo un personaje ciertamente

      Eliminar