domingo, 27 de octubre de 2013

Velázquez vs Machado

Me gusta mucho el maridaje entre dos artes, como son la pintura y la poesía, completamente diferentes, que por desgracia no se da con demasiada frecuencia. Manuel Machado, gran poeta hoy menos estimado de lo que merece, escribió algunos bellos poemas inspirados en cuadros, ya que era un apasionado de la pintura y buen conocedor del Museo del Prado. Hoy, que este museo expone de nuevo una antológica de la obra de Velázquez, me ha parecido buena idea traer un ejemplo de este maridaje. 

En su libro de poemas Apolo.Teatro pictórico, Manuel Machado, sevillano como Velázquez, dedica el soneto que aparece en esta entrada a su paisano y a la Infanta Margarita. Sin embargo, como suele pasar en las obras literarias, probablemente el autor pensaba en varias obras a la vez cuando escribía y fiaba en su memoria visual al componer su poema ¿Cuál de estas dos imágenes piensan Vds. que fue la que le sirvió de motivo inspirador?  

La primera obra, que por muchos años fue atribuída a Velázquez, hoy sabemos que fue pintada por su discípulo y yerno, Juan Bautista Martínez del Mazo, en 1665, poco antes de que la infanta fuera enviada a casarse con su tío Leopoldo I de Habsburgo y años después de la muerte del pintor sevillano. La segunda está en la memoria visual de todo español, pues es la imagen de la infanta que aparece en el cuadro más famoso de toda la pintura española: Las Meninas.




VELÁZQUEZ: LA INFANTA MARGARITA

Como una flor clorótica el semblante,
que hábil pincel tiñó de leche y fresa,
emerge del pomposo guardainfante,
entre sus galas cortesanas presa.

La mano -ámbar de ensueño-, entre los tules
de la falda demáyase y sostiene
el pañuelo riquísimo, que viene
de los ojos atónitos y azules.

Italia, Francia, Portugal... Poniente
sol de la gloria el último destello
en sus mejillas infantiles posa...

Y corona no más su augusta frente
la dorada ceniza del cabello,
que apenas prende el leve lazo rosa.

                                  Manuel Machado Ruiz.





 Retrato de la infanta Margarita, Juan Bautista Martínez del Mazo, 1665 [212 x 147 cm] Museo del Prado.






Las Meninas, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, 1656 [318 x 276 cm] Museo del Prado






La Meninas, detalle: Infanta Margarita.



Cuando buscaba imágenes de la infanta para esta entrada me sorprendió no encontrar ningún retrato suyo en la edad adulta; por ello, después de echar un vistazo a la Wikipedia, me he quedado un tanto triste al saber la razón: la Infanta Margarita Teresa de Austria, que se casó a los 15 años con su tío, el emperador Leopoldo I de Austria al que dió cuatro hijos, muere a los 21 años, en el parto del cuarto, una niña rubia y de ojos azules llamada Maria Ana.


11 comentarios:

  1. Considero por la descripción en la poesía, que fue el retrato de Juan Bautista Martínez del Mazo. Triste destino y el final de esta niña.
    De todas formas una gran idea juntar estas dos expresiones del arte. Disfrutado! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también creo que el que más se aproxima a la descripción del poema es el primer retrato. Tristes vidas las de las mujeres en aquellos tiempos en que un mal parto se llevaba desde la reina hasta la criada antes de tiempo. Gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  2. Bueno, son dos grandes figuras, no era para menos.
    En el Arte, nos encontramos con este tipo de dualidad con mucha frecuencia y son visiones complementarias, que además nos permiten completar la Historia.
    En cuanto a la infanta, no es la única que muere a una temprana edad. Ahora mismo me viene a la cabeza, ya que has tocado el tema de la poesía, las Coplas de Jorge Manrique, en las que se alude, entre muchas otras cosas, a la fugacidad de la vida.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visión que tenemos del personaje histórico se completa en efecto por las aportaciones de la pintura y de la literatura hasta el punto de superponer a la persona realmente existente un otro personaje digamos de ficción que es como un alter ego.

      Eliminar
  3. Me alegro del justo reconocimiento a uno de los grandes poetas silenciados por la historia. El modernismo literario que transpira el poema, manifiesto en la atracción por la brillantez pictórica y el sentimentalismo nostálgico y decadente, formalmente manifiestos mediante el verso dodecasílabo, confirman la sentencia aristotélica que afirma que "la historia cuenta lo que sucedió, y la poesía, lo que debía suceder". Por tanto, ya que esta última tiene la facultad de corregir las erratas de la historia, la credulidad que nos infunde constituye un genial antídoto contra la decepción. En suma, "poesía eres tú", infanta Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel Machado no murió en Collioure huyendo de Franco y por tanto no ha tenido el interesado homenaje y/o la apropiación por esos que ahora tanto elogian a su hermano Antonio (magnífico poeta, por otra parte). Yo creo que fue un poeta no menor que Antonio y que también sufrió las de caín en este envenenado país, no hay más que ver los versos de su Ars moriendi para ver la radiografía literaria de una depresión en toda regla. A mí su estilo modernista me gusta mucho y creo que ha influído enormemente en mucha poesía posterior. Ojalá algún día rcupere el puesto que se le debe en la historia literaria de su tiempo.

      Eliminar
  4. Muy buena tu publicación, es extraordinario entremezclar a dos grandes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mirta, por tu comentario, me alegro sinceramente de verte de nuevo por aquí, Un saludo

      Eliminar
  5. El detalle del pañuelo y los ojos atónitos se corresponden más con el cuadro de Martínez del Mazo. Sin embargo, el lazo rosa y la referencia a las mejillas infantiles me hace pensar más en el de Velázquez.

    Efectivamente, la calidad de Manuel es tan alta como la de su hermano, pero aquel fatídico poema del sable (del que por lo visto luego se arrepintió) le iba a valer mucha animadversión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso puse los dos, porque el poema hace una especie de resumen de ambos.

      No pretendo excusar a Manuel Machado de ciertas cosas, pero hay una historia que no todo el mundo conoce: El fatídico 18 de julio del 36 Manuel se va con su mujer a Burgos porque es el cumpleaños de una cuñada monja que estaba allí enclaustrada. Ni que decir tiene que ya no pudo salir de Burgos y tuvo que hacer algunas demostraciones de lealtad que hoy nos pueden parecer excesivas, pero que hicieron que los falangistas no le hicieran a él lo que le hicieron a Lorca. Luego el hombre lo pasó fatal, tragando quina hasta su muerte. Triste historia de nuestra guerra la de estos dos hermanos, grandes escritores y seguramente buena gente.

      Eliminar
    2. No conocía los detalles de la historia.

      Eliminar