miércoles, 11 de diciembre de 2013

NoBODY is perfect: otros cuerpos son posibles


Hay una tiranía especialmente odiosa y empalagosa en el arte: la tiranía de lo bonito, la belleza obligatoria, entendiéndose por belleza ese estrecho y restrictivo concepto que exige que todo sea armonioso, elegante, sonriente, el CANON. Muchos artistas han luchado por liberarse de esta aburrida y adocenada tiranía, proponiendo otros modos de mirar, otros modos de expresarse, llegando incluso a abrazar el feísmo como un modo liberador de exploración estética. 

Concibo al artista en nuestros días como un investigador: un investigador de posibilidades estéticas; el artista no se preocupa de lo bonito o de lo feo, sino de buscar nuevas fuentes de expresividad, nuevos modos de crear significados a través de las formas plásticas.

Esto se puede observar de un modo especial en lo que Terry Rodgers llama la política del cuerpo. En nuestras sociedades contemporáneas hay una compulsión socialmente inducida por tener un determinado tipo de cuerpo: el cuerpo-deseable-standard, una  compleja receta compuesta por una base del Canon Clásico de la estatuaria griega, más un toque de Eterna Juventud, una cantidad generosa de Sex Appeal, una gota de Glamour, y muchísima Delgadez (más Tonificación ad libitum). 

El único problema es que esos Cuerpos Gloriosos, si existen, será después de la Resurrección del último día, pero en el mundo real no los hay, no debería haberlos, son sólo un espejismo, un holograma. El imperativo de adaptarse al cuerpo-deseable-standard nos ha llevado de cabeza a la anorexia, la bulimia, la talla 36, las clínicas de estética, los (odiosos) gimnasios, las tetas de silicona, los labios de silicona, el pelo implantado de Berlusconi y una infinita galería de los horrores.

Me rebelo contra esta dictatorial política del cuerpo. Es una tontería monumental, por eso hoy me apetecía enseñaros las visiones de varios artistas que bucean en las profundidades de este magma carnal para traernos otros tipos de belleza distintos, para mostrarnos otros cuerpos: el tullido, el viejo, el gordo, el canijo, a veces para denunciar, a veces para proponer, incluso para escandalizar, a veces simplemente para sonreírse con picardía y desenfado.

Junto a un grande entre los grandes, como Lucian Freud, veréis a dos pintores asiáticos con convenciones de belleza muy diferentes a las nuestras, a un pintora realista sudafricana y al incalificable y espléndido Odd Nerdrum. Que disfrutéis como yo con estos cuerpos, no quizás gloriosos, pero sí terrenales, carnales y maravillosamente humanos.




 Lucian Freud (Berlin 1922 - Londres 2011). Benefits supervisor resting, 1994






 Lucian Freud (Berlin 1922 - Londres 2011). Benefits supervisor sleeping, 1955.






 Lucian Freud (Berlin 1922 - Londres 2011). Naked man, back view, 1991-92






 Lucian Freud (Berlin 1922 - Londres 2011). Leigh Bowery (seated) 1990)






Lucian Freud (Berlin 1922 - Londres 2011).  Painter working. Reflection, 1957






 Terry Rodgers (Newark , New Jersey, USA 1947 -). Timepiece, 1995.






 Deborah Poynton (Durban, South Africa 1970 -). The keeper, 2005.






 Deborah Poynton (Durban, South Africa 1970 -). Untitled, 2007.






 Odd Nerdrum (Helsingborg, Suecia 1944 -). Unarmed man, 1995.






Odd Nerdrum (Helsingborg, Suecia 1944 -). Selfportrait in golden cape, 1997.






 Liu Xiaodong (Liaoning, China 1963 -). Three Gorges youngster, 2009.






 Liu Xiaodong (Liaoning, China 1963 -). Bathed in Sunlight, 2008.






 Liu Xiaodong (Liaoning, China 1963 -). Fat Grandson, 1996.






Liu Xiaodong (Liaoning, China 1963 -). Disobeying the rules, 1996






Lee, Chen-Dao (Taiwan 1982 -). Lunch






Lee, Chen-Dao (Taiwan 1982 -). Tea Time






Lee, Chen-Dao (Taiwan 1982 -). Enjoyed Couple






Lee, Chen-Dao (Taiwan 1982 -). Sushi







14 comentarios:

  1. Gran entrada, los cánones los marcan intereses económicos, lo intentan, en ocasiones lo consiguen destruyendo a personas inicialmente sanas para convertirlas en enfermas de obsesiones nuevamente económicamente rentables!
    Con nuestro cuerpo podemos hacer lo que queramos, cuidarlo un poco cómo mínimo está bien, pero a partir de ahí el resto son errores...
    Hemos tenido todos momentos que no nos hemos gustado especialmente, pero es que si nos centramos en nosotros mismos acabaríamos destruidos por un motivo o por otro.
    El secreto y la dificultad está en quererse a uno mismo, pero se puede, y se debe!!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los chinos de la última época imperial, lo que se consideraba bello entre los aristócratas era llevar unas uñas larguísimas como signo de distinción para denotar que uno no hacía trabajos "manuales".
      Entre los maoríes y las culturas de las islas del Pacífico estar gordo gordísimo era un signo de belleza, distinción y elevada posición social.
      Hoy día ni lo uno ni lo otro se cuentan entre lo que diríamos distinguido o deseable, todo son signos, señales para parecer mejores que nuestros semejantes, cada sociedad se inventa los suyos.
      Lo importante, como tú bien dices, es querernos a nosotros mismos, y a los demás, tal como somos. Hay muchos tipos de belleza y no siempre se manifiestan en el exterior.
      Gracias por el comentario, Rosa. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tremenda entrada. No puedo negar que me decanto por degustar la belleza pero desde un punto de vista más cercano a lo natural, esa belleza llena de imperfecciones pero aun así hermosa. Pero aquella belleza con la que me identifico no responde a los cánones de Paris, y nuestro amigo Karl Lagerfeld(que de por si es un feo feísimo dotado con mucho estilo) consideraría burdo y vulgar. La belleza no es mala, los medios y la sociedad a desquebrajado la esencia de la belleza. Es por eso que necesitamos gente como esta que se levante y muestre otro lado, para que se de un despertar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los publicistas, los creadores de moda, los medios de comunicación promueven unos estándares de belleza con los que se identifica un gran número potencial de clientes, pero su objetivo es ése: VENDER lo más posible.
      La belleza está en los ojos del que la mira y cada uno debe perseguir el ideal de belleza con el que se sienta más identificado, pero manteniendo una actitud hacia el cuerpo, el nuestro y el de los demás, más relajada, más natural, menos encorsetada y con menos prejuicios.
      Gracias por tu comentario. Un saludo

      Eliminar
  3. Muy buen artículo, yo también me revelo contra el artificio de la belleza impuesta por los cánones absurdos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El canon lo que manda es que sólo exista UN modelo de belleza. Por el contrario la observación del mundo y de nuestros semejantes nos muestra lo contrario: hay casi infinitos modelos de belleza, cada criatura de la creación es bella a su peculiar manera. Eso es lo que pretendía reivindicar. Un saludo, María Eugenia

      Eliminar
  4. (Aquí iría un emoticono de esos que aplauden)

    Fantástica entrada. Sólo conocía a Freud y, a partir de tu artículo, a Rodgers. El resto ha sido un "hermoso" descubrimiento. Subrayo todas las conclusiones del artículo y por eso me disgusta tanto que muchos artistas (buenos, geniales a veces) se decanten por la publicidad. Es sintomático que en el Ulysses de Joyce el publicista Bloom haya sido, en su juventud, "el artista adolescente".

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos pintores asiáticos, tanto el chino como el taiwanés son estupendos, uno más cercano a un cierto expresionismo y el oro parodiando modelos clásicos con muchísima sorna (la versión china de la odalisca de Ingres es genial) y Odd Nerdrum es un tío raro que dice que hoy día sólo se puede hacer arte auténtico desde el kitsch, pero que pinta en un estilo Rembrandt que es una maravilla.
      Tienes mucha razón con esa especie de "prostitución" a que se someten muchos artistas, hoy a falta de mecenazgo hay que buscarse la vida en un mercado que está muy duro y cada uno supongo que hace lo que puede, pero es una pena porque la publicidad es El Mal, es lo más enemigo al arte que se pueda concebir..

      Un saludo Enrique y gracias

      Eliminar
    2. Ahora que lo dices, no es el único Ingres que parodia. De nuevo volvemos a "coincidir", porque en "Lunch" parodia igualmente a la baigneuse de mi última entrada ;) Gorrito y todo.

      Eliminar
    3. Jeje tienes razón, no me había fijado en que tu baigneuse es también una descendiente de Ingres. Estos chinos son terribles ;-)

      Eliminar
  5. Dada tu capacidad para elegir artistas y temáticas diferentes he de decirte que no me ha sorprendido, más aún, esperaba hace tiempo que hicieras una entrada así; así de "especial y de estupenda". Como siempre no defraudas. Felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La belleza está en muchos sitios, a veces en algunos impensados y chocantes ¿quién dice que los gordos, los viejos, los canijos, los bajitos etc no lo sean? Me rebelo contra la ñoña dictadura de la estandarización, hay unas categorías estéticas difundidas por la publicidad que hay absolutamente que derribar, lo bello está en el ojo que mira y una vaca es tan hermosa como un grillo o como un pedrusco o como un tramo de carretera, hay que reinventar lo bello

      Eliminar
  6. Gracias por recolocar al margen y en sitio visible -para los que no tuvimos la suerte de disfrutarla en su día- esta antigua entrada.

    Como especialista en lenguas clásicas y por tanto del mundo antiguo, habrá de reconocer que su artículo es la antítesis de "El hombre más guapo del mundo", entrada de su compañero en estas lides -Don Juan Muro- en la página /El Escultor.com/
    Suscribo la frase que expresé en su día sobre el particular: "casi siempre se esconde una tragedia bajo la exaltación de la belleza", aunque la mayoría de artistas encuentren en ella inspiración para sus obras.
    Don Bernardo Ferrándiz -singular pintor decimonónico y Director de una de las más importantes Escuelas de su época- pagaba de su propio bolsillo a los modelos para las sesiones de 'Academias del Natural' que habían de dibujar y pintar sus alumnos, con la expresa intención de escogerlos de naturaleza común o corriente, preferentemente poco agraciados y muy lejos de la belleza que dictaban otras Academias.

    Ud., con este artículo, vuelve a poner el dedo en la llaga. Padres de jóvenes con desórdenes endocrinos provocados por modas absurdas, encontrarán consuelo y comprensión con su lectura.

    Como siempre: ¡"chapeau"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como profesor he visto a muchos jóvenes con problemas de desórdenes alimenticios y adicciones de diverso tipo relacionadas con el deseo de una imagen corporal estandarizada. En mi propia familia hemos padecido este problema. Hay que romper con esa dictadura, hay que decirle a las personas que son bellas tal y como son ¿Cómo no habían de serlo si están hechas (así me lo enseñaron a mí) a imagen y semejanza de Dios? lo que pasa es que hay otros tipos de belleza, hay que saber mirar.
      Muchas gracias a Vd. por su cariñoso comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar