lunes, 20 de enero de 2014

La Torre de Babel


¿Qué significa este misterioso Ziggurat?¿Por qué la Torre de Babel es representada tantísimas veces en tan poco tiempo (y espacio)? Todos estos cuadros se pintan en Flandes desde el 1563, fecha en que Pieter Brueghel inaugura el tema y establece por así decir la iconografía, hasta aproximadamente la década de 1630, en que debieron pintarse los últimos de François de Nomé o Micker; algo más de 60 años en los que una iconografía toma una relevancia extraordinaria en la pintura flamenca contemporánea, para luego olvidarse casi inmediatamente (que yo sepa en la pintura posterior apenas hay más representaciones de este particular tema). ¿Dónde está la clave que explica este éxito temático? ¿Tiene algún significado?

Como soy un lego en estas materias, me van a permitir que escriba mis conjeturas muy a título hipotético y ustedes juzgan lo que les parezca. En mi humilde opinión hay dos explicaciones a este particular fenómeno que nos ha dejado esta colección de maravillas: una es de carácter intrapictórico y la otra, creo, alude al contexto social de estos autores.

La razón intrapictórica me parece que no requiere mucha explicación: la pintura flamenca de la época mantiene una impronta fuertemente gremial-artesanal, con los pintores adscritos a talleres, las más de las veces de origen familiar, donde los hijos suceden a sus padres, como puede verse en muchos de nuestros autores, y con una gran tendencia a explotar temas exitosos y por tanto a la repetición. Si se observa además, un enorme número de estos artistas nacen y viven en Amberes, con lo que las influencias o colaboraciones mutuas son muy factibles. En este contexto artístico, una figura con un gran éxito internacional, como es Pieter Brueghel, pinta un cuadro (el primero de nuestra lista) que tiene gran resonancia tanto entre el público como entre los colegas de la profesión, et voilà, el resto no es difícil de imaginar.

La otra razón es algo más compleja ¿Por qué la Torre de Babel? ¿Qué significado tenía para los cristianos de su época? El relato bíblico está en Génesis 11 y dice así:

"Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se estabecieron allí. Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Ea, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. Y descendió Yavé para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Yavé: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Yavé desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Yavé el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra."

En la Biblia parece que Dios castiga una empresa excesiva en la que los hombres quieren formar una única nación, una empresa demasiado ambiciosa y soberbia para los humildes mortales.  Por eso es condenada. ¿Acaso esta Babel no podría ser una metáfora del Sacro Imperio Romano-Germánico, el Imperio de Carlos V, con sus pretensiones de dominio universal y de uniformidad católica? Piénsese que en esos mismos años se está produciendo un hecho fundamental en los Países Bajos, la revuelta de las 17 provincias contra su soberano el Emperador: la guerra de los ochenta años, mejor conocida para nosotros como la Guerra de Flandes (1568-1648). Esta guerra finalizará con la paz de Westfalia, que sancionará la secesión de la provincias protestantes y la formación del estado holandés como un estado protestante independiente del Imperio. 

En este contexto histórico, me atrevo a pensar que el recurrente icono de la Torre de Babel representa un emblema, un signo que para los independentistas podía significar el decadente (y castigado por Dios) Imperio de los Habsburgo, con su internacionalismo y su coerción hacia la uniformidad universal, y que por otra parte (eso es lo bueno de las imágenes, que son interpretables) para los unionistas podría representar la confusión de los tiempos actuales, de luchas fratricidas y separación entre los cristianos. Así el mismo signo podría servir, bien como enseña del secesionismo y crítica del Imperio, bien como crítica de ese mismo secesionismo y como llamada a la paz, lo cual explicaría su enorme éxito.

Sea como fuere, las representaciones de esta mítica Torre siempre me han impresionado muchísimo, me parece un icono universal muy sugerente y estos cuadros, cada uno con su especial interpretación, constituyen uno de los conjuntos de imágenes más poderosas y bellas de la pintura occidental.





 Pieter Brueghel el viejo (Brueghel, cerca de Breda 1525 - Bruselas 1569) La Torre de Babel, 1563. Kunsthistorisches Museum, Viena (114 x 154 cm)






  Pieter Brueghel el viejo (Brueghel, cerca de Breda 1525 - Bruselas 1569) La pequeña Torre de Babel, 1563. Museum Boymans van Beuningen, Rotterdam (60 x 74'5 cm)






 Hendrick van Cleve (Amberes 1525 - 1589)






 Lucas van Valckenborch (Lovaina 1535 - Frankfurt am Main 1597)






 (atr.) Lucas van Valckenborch (Lovaina 1535 - Frankfurt am Main 1597)






 Marten van Valckenborch (Lovaina 1535 - Frankfurt am Main 1612)






 Lodewijk Toeput (Amberes 1550 - Treviso 1605)






 Tobias Verhaecht (Amberes 1561 - 1631)






  Tobias Verhaecht (Amberes 1561 - 1631)






 Pieter Brueghel el joven (Bruselas 1564 - Amberes 1638) Pequeña Torre de Babel






 Joos de Momper (Amberes 1564 - 1635)






 Gillis van Valckenborch (Amberes 1570 - Frankfurt am Main 1622)






 Abel Grimmer (Amberes 1570 - id 1618-9)






Frans Francken el joven (Amberes 1581 - id 1682) Construcción de la Torre de Babel






 Frans Francken el joven (Amberes 1581 - id 1682)






 François de Nomé (Metz 1593 - Nápoles p. 1620)






Jan Christiaensz Micker (Amsterdam 1598 - id 1664)




14 comentarios:

  1. Sumamente interesante y muy bien documentado. Me gusta tu blog y me hago seguidor. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Gregorio, me alegro de que te guste el blog. Bienvenido a bordo, espero que te siga gustando lo que veas por aquí. Un saludo

      Eliminar
  2. Conocía las de Brueghel pero nunca había visto una recopilación tan espectacular. bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también conocía las de Brueghel, pero en cuanto empecé a investigar el tema un poco me sorprendí de la cantidad de representaciones de la misma época que había, hay algunas que no desmerecen nada a las de Brueghel. Es una maravilla. Gracias por comentar, un saludo, Javier.

      Eliminar
  3. Muy bueno, con mucha información, lo comparto también en Facebook para los amigos de una radio que tienen un programa que se llama Babel y usan uno de estos cuadros como logo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier, me gusta que las entradas estén documentadas, al menos lo que está en mi mano, no hay cosa que más deteste que una imagen que no sé de qué ni de quién es... Espero que a tus amigos les guste también.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Magnifico, impresionante, Felipe II intento en el Escorial reconstruir el Templo de Salomón, Miguel Ángel en San Pedro la cúpula universal, de forma coetánea a estos impresionantes cuadros, ¿sátira? ¿parodia? ¿sarcasmo? al final todas estas grandes obras se hacían con los impuestos cobrados en Amberes, Rotterdam y Milán, mientras que estos artistas vendían sus grandiosos y humildes cuadros a particulares de estas mismas ciudades libre y mercantilmente adquiridos. Da que pensar. Gracias y enhorabuena por la reflexión. Un abrazo. Manolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira por donde, me das un punto de vista en el que no había pensado, los del imperio construyendo sus grandes monumentos, el Vaticano que escandalizó a Lutero (quien seguramente pensó en Babel cuando viera las obras en Roma) y nuestro Felipe II con su mausoleo, mientras estos artesanos tenían que vender sus obras en moneda contante y sonante a señores que pagaban los impuestos que ayudaban a mantener toda esa maquinaria...Efectivamente da que pensar. Un abrazo, Manolo.

      Eliminar
  5. Muy interesante post, no creo que era una torre. Mucho de lo que se ha escrito en la biblia es alegórica. Grandes fotografías inspiradoras.
    En amor y luz
    Cyn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como alegoría se lo toman estos artistas y lo interpretan como la soberbia del imperio católico contra los pobres protestantes que lo único que buscaban era que los dejasen vivir a su manera. Gracias Cindy

      Eliminar
  6. Una gran recopilación y unas reflexiones muy interesnates sobre el tema. Hacia tiempo que no visitaba tu blog, pero mi intención es hacerlo aisudamente. Me gustan tus elecciones y reflexiones. Sigue asi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto del blog me divierte bastante y una vez metido a la faena de hacerlo, como todo, me ha hecho aprender un montón de cosas que no sabía, con lo que está siendo una buena experiencia. Me alegro de que te haya gustado y espero que sigas visitando el blog porque te sigan gustando las obras de arte que muestro y mis erráticas reflexiones, jeje. Un abrazo, Alberto, y gracias, como siempre. ;-)

      Eliminar
  7. Había visto esta entrada una noche en el que los ojos no daban más de sí. Pero viendo que aquí había mucho jugo, me lo reservé para más adelante. El día ha llegado, y me he quedado alucinado. Creo que, como todos, sólo conocía las de Brueghel, y aunque no todas son de tan alto nivel, lo cierto es que hay algunas que le van a la zaga.

    Y las "erráticas reflexiones"... no sé si muy erráticas, pero bastante coherentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, como dices, es que salvo las de Brueghel el resto no son muy conocidas, me imagino que se pueden ver algunas en el Rijksmuseum, otras en diversos museos Belgas, los autores tampoco son muy conocidos, pero resulta muy curiosa esa coincidencia en una iconografía tan particular. Seguramente habría que tener en cuenta otros muchos factores que yo desconozco, pero lo que cuento en la entrada podría ser una vía de explicación.

      Me alegro mucho de que te haya gustado, con esta entrada tuve que trabajar lo mío para documentar los autores de todas las obras, ordenarlos cronológicamente y hacerme una idea de quién era quién.

      Un Saludo ;-)

      Eliminar