lunes, 13 de enero de 2014

Noche de verano


El mar obstinado encadena su ritmo de vals, la ola va y viene, las olas vienen y van, y a esa sola canción dos mujeres a solas, girando prendidas del aire de un sueño se mecen. Los demás entre sombra contemplan la luna hechicera brillar por las olas. Entona el mar su música muda: dos mujeres bailan a solas, mecidas por su propia canción.





Winslow Homer, Noche de Verano, 1890. París, Musée d'Orsay.




8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Es una pintura muy hermosa, en efecto, muy sugerente y misteriosa. Gracias por tu comentario, un saludo

      Eliminar
  2. No recuerdo esta obra, y eso que he estado un par de veces en Orsay (incluso tengo la guía en casa). La próxima vez que vaya (creo que este verano, precisamente) no se me escapa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco recuerdo haberla visto en el Orsay, pero la verdad es que estaba tan sobrepasado ya con los impresionistas que igual lo vi y no reparé.
      Me parece una obra estupenda que demuestra cómo un americano con una escuela básicamente realista, pero con mucho oficio a sus espaldas, podía asimilar las influencias del simbolismo y del impresionismo, pero de un modo libre y creativo y hacer una cosa de una belleza tan definitiva como este cuadro.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, me alegro de que te guste. Un saludo

      Eliminar
  4. Misterioso claroscuro que realza la belleza de la luminosidad lunar reflejada en el mar, y acentúa la lejanía del horizonte. Ya de modo más tenue, en primer plano, incide sobre el cuerpo de las muchachas que bailan. Todo ello acompañado de la sugerida admiración de los espectadores de la escena, en sombra, creo que es un excelente paradigma de fusión de dos técnicas tan distintas como el impresionismo y el realismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien lo de la fusión de realismo e impresionismo, yo añadiría si acaso también el simbolismo, ya que esa atmósfera un poco onírica del cuadro tiene mucho de simbolismo, pero este cuadro es la muestra de cómo alguien educado en el realismo más ortodoxo puede ir recbiendo otras influencias sin perder su personalidad y enriqueciendo su obra con una mayor complejidad y capas de significado, haciéndola menos evidente, más misteriosa, más sugerente.

      Eliminar