domingo, 2 de marzo de 2014

La doncella de Corinto

"Una doncella de Corinto, apenas núbil, enfermó y murió. Su afligida nodriza, que la amaba profundamente, depositó en un canastillo sobre su tumba algunos objetos que fueron de su agrado en vida y tapó la cesta con un ladrillo, para evitar que la lluvia, el viento o los animales pudieran tumbar o revolver su contenido.


Sucedió que bajo el canastillo germinó una semilla de Acanto. Con el tiempo, fue creciendo hasta que sus hojas se toparon con el ladrillo, lo que obligó a las hojas a curvarse. Un día pasó por ahí el escultor Calímaco, conocido por el sobrenombre de Katatechnos (primer artífice) por la delicadeza con que tallaba el mármol, que andaba buscando inspiración para un encargo de columnas que le había hecho la ciudad de Corinto. Fascinado ante la belleza de esta nueva forma, la incorporó en nuevos capiteles. El diseño fue muy del agrado de los corintios, que empezaron a incorporarlo a sus capiteles. De esta manera, el nuevo capitel pasó a ser conocido como capitel corintio".


Vitrubio en Los 10 libros de la Arquitectura. cap I Libro IV



 




 

20 comentarios:

  1. Interesante historia la del capitel corintio cada día aprendemos cosas nuevas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como reza el dicho "nunca te acostarás sin aprender algo nuevo" ¿no? es una bonita historia en cualquier caso.
      Un saludo, Gregorio.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Un cariñoso saludo, Soledad, gracias por comentar ;-)

      Eliminar
  3. Curiosa hisotira sobre le origen del capitel corinto que desconocia. Muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, se nota que en la Escuela de Arquitectura ya no enseñan el Vitrubio. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo, bonico.

      Eliminar
  4. Interesante historia, como siempre un placer leerte. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío, Sandra, muchísimas gracias; me alegro de que te haya interesado la historia.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Me sumo a la ignorancia generalizada sobre el origen de tan bello capitel.

    Como siempre, estos griegos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociendo a los griegos, no me extrañaría que la historia fuese totalmente inventada; una historia conmovedora que queda bien en este contexto y que ha pasado de boca en boca hasta llegar a un incauto como Vitrubio que la pone por escrito y así le da el visto bueno definitivo hacia la posteridad, quién sabe...

      Eliminar
  6. Fabuloso producto de la magia literaria, capaz de transformar en sueño en vida, en contraste con la prosaica realidad, donde los objetos de un difunto, que antes hablaban, pasan a enmudecer, como si ellos también lamentaran la pérdida de su dueño y se retrajeran con una extraña conciencia de su desempleo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho esa contraposición que haces; por un lado la literatura que convierte unos objetos banales en una historia creadora de vida, por el otro la realidad de cómo los objetos que una vez pertenecieran a alguien y recordaran historias vivas con su presencia, al faltar su dueño callan y mueren ellos también, pasando a ser meros objetos sin significado.

      No había pensado en ello, pero yo, que vivo rodeado por objetos que fueron de mis abuelos, de mis tíos, soy melancólico testigo de ese progresivo enmudecer de los objetos, conforme la memoria de aquellos a quienes pertenecieron se aleja de nosotros.
      ¿Será eso la muerte?

      Eliminar
    2. Solemos creer que el presente es para siempre, pero la experiencia vital nos demuestra que la pérdida de un ser querido, que tanto nos dolió en su día, nos resulta muy llevadera, pues somos incapaces de volver a experimentar, en toda su crudeza, la tristeza de aquellos momentos. Creo que cada uno, creando, obrando, escribiendo, llena el objetivo de su vida, lo que me hace evocar la imperecedera fórmula goetheriana:"Y para inmortalizarnos, nosotros estamos aquí"

      Eliminar
    3. Ojalá, como el sabio taoísta, fuéramos capaces de liberarnos de los objetivos y, una vez liberados, ser verdaderamente espontáneos, entonces y sólo entonces, eternidad y presente dejarían de ser opuestos para mostrarse como lo que son: lo mismo. La inmortalidad es ahora.

      Eliminar
  7. Bonita historia... dentro de la historia...que da igual si es historia o literatura... Un capitel corintio, visigodo, gótico..., ya lo vale... La pena es que algunos de esos capiteles hayan acabado sirviendo de maceteros en algún patio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices qué mas da si es realidad o ficción, lo importante es que es una bella historia. Es curioso cómo el capitel corintio se ha ido con las épocas metamorfoseando y, bajo diversas mutaciones, es la forma de capitel con más éxito, incluso para llegar a servir a propósitos que sus autores nunca hubieran imaginado, pero que en cierto modo son un homenaje a su belleza.

      Eliminar
  8. Que interesante!!!, si me permites me quedo por aquí para aprender de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Claro que sí!! ¡¡Bienvenida al blog!! Espero que esto te vaya gustando. Un saludo

      Eliminar
  9. Me encantó, desconocía la leyenda de mi capitel favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que la historia es tan bonita como el capitel. Gracias por comentar
      Un saludo

      Eliminar