miércoles, 25 de junio de 2014

Hasui Kawase


Hasui Kawase (1883 - 1957) es, junto con Hiroshi Yoshida, uno de los grandes maestros del movimiento llamado shin-hanga (impresiones nuevas) para distinguirlo del arte más tradicional del ukiyo-e, el clásico grabado japonés en madera, mediante el que se hacían ilustraciones, bien para libros populares como la novela de Genji, bien vendidos como estampas sueltas, ilustrando sobre todo imágenes del mundo teatral y de las cortesanas, pero también de paisajes y escenas costumbristas en la época Edo, del que todos conocemos a algunos de los más ilustres representantes, como Hokusai o Hiroshige

Si el estilo tradicional elige representar a las cortesanas, los actores y los lugares famosos de Edo (el actual Tokio), el shin-hanga, al menos en la versión representada por Hasui Kawase, elige con preferencia el paisaje; en ocasiones se deleita con imágenes de templos tradicionales y bellas arquitecturas, pero con mayor frecuencia escoge sencillas escenas de la naturaleza o del mundo rural, las pequeñas aldeas y la vida campesina, en una representación de un Japón idealizado, aunque en ocasiones también aborda los entornos urbanos y la huella del progreso. 

Confieso que he preferido en esta entrada decantarme por sus obras más poéticas y evocadoras del Japón tradicional. Estas obras, la de Kawase y la de Yoshida, se producían en un momento en que el imperio del sol naciente estaba occidentalizándose e industrializando sus modos de producción, en suma, se estaba convirtiendo en una sociedad moderna, saliendo de un confinamiento voluntario de siglos. 

Este arte, resultado de un fructífero intercambio con el arte occidental, pero al mismo tiempo preservador de las más puras tradiciones del arte nipón, refleja en sí mismo toda la lucha y todas las contradicciones de su nación en el difícil camino hacia la modernidad, pero sobre todo, es un delicado y precioso testimonio de belleza pura, de deleite y de gracia.















































































































Esta entrada ha nacido, en parte, de la fascinación que me ha producido una exposición que acabo de ver en el Museo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, que no dejo de recomendar a todo el que esté en Madrid o pueda pasar se a verla hasta el próximo 10 de julio. La exposición se titula Fantasía en escena. Kunisada y la escuela Utagawa. Les dejo aquí el enlace:
http://www.realacademiabellasartessanfernando.com/es/actividades/exposiciones/fantasia-en-escena-kunisada-y-la-escuela-utagawa



15 comentarios:

  1. El tema del post me queda tan lejano cómo desconocido, pero si algo puedo decir es que me parecen una belleza!

    Un abrazo José miguel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa!
      ¡Cuánto tiempo! Me alegro de que te haya gustado, la verdad es que son una pasada, sean de Japón o de Vilanova i la Geltrú el caso es que son una belleza que merece disfrutarse.

      Un abrazo bonica!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¿A que sí? La verdad es que entiendo que en el siglo pasado en Europa se volviesen locos con todo lo japonés, porque el arte de la ilustración japonesa es una maravilla en general y el de este autor en particular es de una delicadeza difícil de encontrar.

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada porque me ha cercado a un mundo desconocido. Me han encantado los cuadros relajantes y evocadores. Un placer! Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen para mi gusto una visión del paisaje muy lírica, muy emotiva, transmiten calma. Me encanta que te gusten!

      Eliminar
  4. Serenidad y armonía - cuánto las echo de menos, ahora que estoy "obrada" - son cualidades inherentes a la contemplación del plácido mundo nipón, nostálgicamente evocado mediante el predominio de colores suaves, e incluso oscuros, y en el que la madera, materia hogareña por excelencia, está - o estaba - muy presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo estas imágenes apetece irse a Japón. Por supuesto la realidad será un "poco" diferente, pero seguro que ellos sí han sabido conservar algunos rincones como los que se ven en estas ilustraciones, ése es un viaje que me encantaría hacer...

      Eliminar
  5. Uff, realmente son unas ilustraciones muy bonitas. He conocido a través del blog de Jota algunas de las ilustraciones de Hiroshige en los treinta grabados de "Verano" que me llamaron la atención por las escenas representadas, pero la verdad es que estas me llegan más, no sé si por las escenas costumbristas que reflejan, pero es curioso el matiz que una figura humana o dos, dedicadas a sencillas tareas cotidianas, le dan a la ilustración, humanizando el paisaje de telón de fondo. Gracias por compartirlas José Miguel, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones Hiroshige del blog de Jota son una maravilla. Éstas yo creo que nos resultan más cercanas porque el movimiento shin-hanga lo que representa es la introducción del arte occidental en el arte japonés, digamos que es un arte japonés occidentalizado, por eso nos resulta más fácil de leer. En cualquier caso las imágenes son muy bellas y tienen un toque muy humano.
      Gracias, Sonia, por comentar. Un saludo!

      Eliminar
  6. Cada una de ellas, una joya en sí misma. Muchas gracias, !que disfrute contemplarlas! Lástima que no podré ver la exposición
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto son una joya cada una de ellas. La exposición te gustaría, aunque es un poco diferente porque trata de un período anterior y es un estilo más netamente japonés.
      Me alegro de que te hayan gustado. ¡Un saludo, Amparo!

      Eliminar
  7. Bueno, yo a Madrid no puedo, pero lo mismo me doy una escapada al Guimet en París, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué envidia! Con lo bonito que es ese museo, si aún no los has visto, merece la pena, de verdad, las colecciones chinas son una preciosidad.

      Eliminar
    2. Sí, estuve una vez hace unos diez años. Ahora voy con niños, a ver si logro transmitir algo de mi pasión por el arte oriental.

      Eliminar