sábado, 2 de agosto de 2014

2º año de blog. Una selección personal

Hoy 2 de agosto se cumplen dos años desde el día en que, con un blog recién dado de alta, edité mi primera entrada y comencé así mis andanzas de bloguero aficionado. En primer lugar debo decir que no me había imaginado todo el trabajo que eso me iba a llevar; ha habido ocasiones (bastantes) en que compatibilizar la vida laboral, la vida social y el blog se me ha puesto cuesta arriba y he pensado dejarlo; un blog es como un hijo: cada día hay que ponerle la comida en el plato. 

Pero si ha costado mucho trabajo, también me ha reportado muchas satisfacciones, en primer lugar la de servir de contacto con los lectores del blog, quienes con vuestros comentarios, sugerencias y aportaciones tan interesantes y valiosas, me habéis enseñado mucho más vosotros a mí que yo a vosotros y han hecho de ab laeva rite probatum un lugar vivo y estimulante más allá de mis pretensiones iniciales. 

Además de esto, imponerse la tarea de hacer un blog sobre arte, no siendo yo ni artista ni historiador del arte, me ha obligado a aprender mucho, a leer mucho, pero sobre todo a profundizar y a revisar mis ideas previas sobre lo que el arte es y sobre lo que significa para mí, y ese proceso también ha sido muy enriquecedor y muy interesante. 

Con todo, dos años después, me reafirmo en los postulados que dieron nacimiento a este blog: compartir las obras de arte que me gustan, tratando de aportar mi visión personal, a veces en el camino me pongo demasiado erudito y pedante, pido disculpas, como las pido también por las veces (muchás más sin duda) en que me quedo corto, me quedo en una visión superficial, dilettante y poco esclarecedora y por tanto banal; lo siento, no se puede acertar siempre.

Lo que sí prometo es seguir trayendo a estas páginas a nuevos pintores, escultores, fotógrafos, arquitectos, o cualesquiera otros artistas que tengan algo que aportar y a quienes ahora probablemente no conozco, siempre desde la admiración y el cariño hacia el arte y los artistas que nos hacen la vida más llevadera, inventando cada día su versión renovada de ese concepto tan elusivo: la belleza. 


Para celebrar el segundo aniversario esta vez me voy a mojar: he pensado hacer la lista de las 10 pinturas que a mí, y sólo a mí, me gustan más entre todas las que he visto. En este caso dejo por completo de lado la consideración sobre si sus autores son muy importantes o no, o si tales obras son relevantes o no; son sólo (nada más y nada menos) las 10 obras que más impresión me han causado. 

A veces soy capaz de dar las razones de esa preferencia, pero como podéis comprender, la mayor parte de las veces lo que nos gusta nos resulta completamente enigmático si tenemos que dar razones sobre ello y yo no sé más que vosotros por qué estas 10 pinturas me gustan tanto, así que me limito a mostrároslas y vosotros diréis. 

Gracias por estos dos años.




1. Hyeronimus Bosch, La adoración de los magos. Museo Nacional del Prado, Madrid.






2. Tiziano Vecellio, La muerte de Acteón. National Gallery, Londres.






3. Pieter Brueghel, Torre de Babel, Kunsthistorisches Museum, Viena.






4. José de Ribera, La escala de Jacob. Museo Nacional del Prado, Madrid.






5. Diego Velázquez de Silva, El bufón don Sebastián de Morra. Museo Nacional del Prado, Madrid.






6. Rembrandt van Rijn, La cena de Emaús. Musée du Louvre, Paris.






7. Batolomé Esteban Murillo, Niño asomado a una ventana. National Gallery, Londres.






8. Jean Antoine Watteau, El embarque a Citerea. Musée du Louvre, Paris.






9. Jean Siméon Chardin, El benedicite. Musée du Louvre, Paris.






10. Francisco de Goya y Lucientes, El entierro de la sardina. Museo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.




8 comentarios:

  1. Muy buena tu selección personal..me encantó "La escala de Jacob" de José de Ribera
    Muchas felicidades por tus los dos años de tu blog, creo tus aportes son de alto nivel. Y tu blog, uno de mis favoritos! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Soledad, me alegro de que te guste el blog y espero que lo siga haciendo. Mantener el nivel no es fácil y me gusta trabajarme los textos y documentarme dentro de las limitaciones de tiempo que tengo, pero tu comentario me anima mucho a seguir en la brecha. Un saludo

      Eliminar
  2. El gusto de las personas es muy subjetivo, pero créame que me impacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, el hecho de que una imagen te guste es algo muy personal y de lo que uno mismo no sabe a ciencia cierta las razones exactas. Me alegro de que te haya impactado, eso es buena señal. Un saludo, Diego.

      Eliminar
  3. Muchas felicidades por este segundo año. Muy interesante esta entrada y muy buena tu selección. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lumy! Gracias por comentar y por la felicitación. Espero seguir unos cuantos añitos más. Un abrazo

      Eliminar
  4. En tu blog, cantidad y calidad forman una unidad indivisible, ejemplo evidente de que, de lo que hacemos, se guarda memoria y se transmite porque forma parte de nuestro aprendizaje: la vida consiste en la letra pequeña que queda impresa en nuestra retícula de la piel, siendo este blog una inmortal compilación artística. En el libro egipcio de los muertos - "Salida del alma hacia la luz del día"- se juzga al difunto tanto por las cosas que hizo como por las que no hizo, lo cual no carece de fundamento, pues lo que no hemos hecho nos lo hemos arrebatado a nuestra propia existencia, del mismo modo que el siervo de la parábola de los talentos, que enterró el suyo, tuvo que pagar por no hacer nada con lo que sabía que era para hacer algo. Enhorabuena por todo lo hecho, por el magistral cultivo de estas terapéuticas entradas que tanto nos alegran la vida. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las cosas que hicimos, pero también todas las cosas que no llegamos a hacer, las que se nos quedaron en el tintero, forman parte de nuestra existencia. A veces con el paso del tiempo, como dice Cavafis, uno recuerda con más intensidad las ocasiones que no fueron, que se quedaron en el intento, que aquellas que se cumplieron satisfactoriamente.

      Con todo, en este tiempo breve de nuestra vida lo único que nos queda es intentar hacer algo que en cierto modo nos justifique, de ahí la parábola de los talentos. En estos años, creeme, medito mucho sobre lo expresado en esa parábola, yo que siempre me he arrepentido más de lo que no hice que de lo que hice, ahora intento emplear mis talentos, aunque sea, como en muchas ocasiones, para darme de bruces con mis propias limitaciones al adverir que no tengo tales talentos, pero al menos me consuela haberlo inentado.
      Muchas gracias Loli por tu cariño y tu apoyo. Un fuerte abrazo

      Eliminar