miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tres colores: ROJO


"Dame un poco de rojo y prenderé el mundo", podría haber dicho algún pintor incendiario. Basta una mancha roja sobre cualquier superficie y allá se nos van los ojos. El rojo nos sube la tensión, nos anima, nos perturba, nos irrita; lo que no hace nunca es dejarnos fríos, se le ama o se le odia. Te pones un jersey, un vestido rojo y ya pisas de otro modo, dispuesto/a a comerte el mundo. Una bandera roja es alarma, es pasión, multitudes exaltadas detrás. Rojo es el Infierno, iluminado con una luz de puticlub, rojo se pintaban el rostro los generales romanos el día del Triunfo, como dioses vivientes, como Marte. Roja es la ira, la guerra, pero también la caridad, el amor; un amor rosa parece poco amor, ñoño-amor, el amor-amor es rojo como la manzana de Eva. Roja es la túnica del Ecce Homo, símbolo de sacrificio, aunque debería ser púrpura. Rojo es el color del poder, los mantos de terciopelo rojo, la alfombra roja, los rojos zapatos del papa, y del emperador de Roma. Roja es la muleta en la suerte de matar. ¿La sangre es roja? Homero decía siempre "la negra sangre", pensaba en la sangre derramada, "cruor" llamaban los latinos a esa sangre, y "crudelis", cruel, al que gusta de contemplarla. Sangre roja siempre derramándose por esto o por aquello, horrible e hipnótica. Los Serafines, los más elevados de las nueve jerarquías angélicas, los ardientes, los que están continuamente en presencia de Dios, son rojos; así, el centro del Cielo es rojo, como el Infierno.





Georgia O'Keefe. Red hills and bones.





Kees van Dongen. París.





Mark Tansey. Forward Retreat





Timothy Cummings





Domenico Ghirlandaio. Anciano con su nieto.





Domenikos Theotokopouli, El Greco. El expolio. Catedral de Toledo, sacristía.





Abshalon Jac Lahav. Eva Hesse





Anónimo medieval.





Alex Katz. Retrato





Béla Kontuly. Retrato de niña en rojo, 1937.





Vicente López Portaña. Retrato de Félix Máximo López. Museo del Prado





Arturo Ballester.





René Gruau.





Santiago Carusso. La condesa sangrienta.





Avigdor Arikha. Granadas.





Giovanni Boldini. Mujer de rojo



8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchísmias gracias, Johann, por comentar. Me alegro de que te haya gustado. Un saludo.

      Eliminar
  2. M'agrada especialment el de Kees van Dongen ;)
    I l'anònim medieval em fa pensar... perquè el llit molt molt roig però la dona, que sembla que no vol caure en la temptació (s sí, o està somniant-la? :):), va vestida de blau...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja sé que el de Kees van Dongen t'agrada ¿No l'utilitzaves abans com a imatge del perfil? Això crec recordar... és una imatge preciosa, plena de modernitat, viva.

      Quant a l'anònim medieval té gràcia, la dona dormint tan tranquila i el dimoni temptant-la, el dimoni que més embla un antic sàtir que un diable, és molt graciosa

      Eliminar
  3. Da gusto pasar por tu espacio. Excelente artículo; los motivos del rojo.., o, la búsqueda del rojo, también se podría interpretar...
    Muy, muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, gracias Clarisa, la verdad es que es algo así como la reivindicación del rojo, el pobre en la familia de los colores tiene mala fama, es como el hermano follonero y tarambana en una familia respetable, todos le toman a broma o le temen y el pobre sólo busca su rincón en el mundo. Me alegro de que te guste, muchas gracias de nuevo.

      Eliminar
  4. Pues mira por donde acabas de plantear una idea sobre una nueva temática que, aunque te parezca mentira estoy estudiando; en mi caso sobre "...de tonos anaranjados", "...en tonos amarillos" "...azules transparentes". Habrá que preguntarse si hay alguna conexión?. En cualquier caso magníficas y coloridas entradas. Felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que tengamos ese grado de conexión y sobre todo me interesa mucho esa vía de estudio sobre colores... ya me contarás, parece muy prometedor. Gracias, Martín. Un abrazo.

      Eliminar