lunes, 23 de febrero de 2015

BARRO


Del barro nacemos y al barro al cabo tornamos; ya dice el texto sagrado "memento homo quia pulvis es, et in pulverem reverteris", pues antes que el barro fue el polvo y antes que el polvo la nada. Recordando que hemos sido hechos de una pella de barro, pide un poeta que le den una copa, no de oro o plata, no de cristal luciente, mas de humilde y sencillo barro, que para beber un vino que alegre o que alivie ya basta. 

Escribió el poema un tal Diodoro Zonas, de Sardes, en el siglo I antes de nuestra era. Lo recogió, unos cuantos siglos después, junto a muchos otros breves de autores griegos un oscuro esclesiástico bizantino que sin duda amaba la poesía, Constantino Céfalas, en la compilación que hoy es conocida como la Antología Palatina. Gracias a este desconocido personaje que se ocupó en buscar los  poemas, juntarlos, organizarlos y copiarlos en sus ratos libres con primorosa caligrafía, nos ha llegado este bello epigrama que hoy os dejo, en la traducción de Don Ángel Lasso de la Vega, así como, por supuesto, en el original griego para quien tenga la suerte de poder apreciarlo.




Dadme una copa formada
Del barro en que yo he nacido,
Y que ha de ser algún día
Mi fúnebre lecho mismo.



δός μοι τοὐκ γαίης πεπονημένον ἁδὺ κύπελλον,  
ἇς γενόμην, καὶ ὑφ᾽ κείσομ᾽ ἀποφθίμεν.
                                                   Antología Palatina XI, 43.





Kylix ático, siglo IV a. de C.



6 comentarios:

  1. Pese a su humildad, ese barro metafórico representa lo más esencial de la existencia. Si yo pudiera elegir, hoy no querría más que una copa de barro que me despojara de adornos y me descubriera lo inamovible, lo perdurable, lo eterno de mi propio ser.

    Bello poema. Gracias por acercárnoslo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este poema lo encontré en un librito, una vieja edición de 1919, que estaba en nuestro departamento y que es una joya tanto por los poemas como por las traducciones maravillosas de Lasso de la Vega. El poema es tan directo y tan esencial que no se puede decir más, ni mejor.

      Me alegro de que te haya gustado, Nacho, un saludo.

      Eliminar
  2. Como "cada loco con su tema" a mí me ha recordado enseguida los versos hernandianos "Me llamo barro, aunque Miguel me llame {...] Antes que la seguía lo consuma / el barro ha de volverse de lo mismo". ¿No os da la impresión de que todo lo básico, por sencillo y sustento del artificio posterior, está ya más que inventado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! ¡Muchas gracias por la aportación! Es curiosísimo lo mucho que llegan a parecerse en el fondo, el barro ha de volverse de lo mismo, Miguel Hernández cuando se deja de paja da totalmente en el clavo. Tienes razón, lo esencial está todo inventado, sólo nos queda vestirlo de un modo o de otro.

      Eliminar
  3. Llegué a la Antología y al gusto por el epigrama de la mano de Cavafis. Lamentablemente, aunque en griego moderno me defiendo, nunca he estudiado el clásico. Otra asignatura pendiente. Aunque amante de las letras, yo tiré por "ciencias".

    También el barro representa mejor la fragilidad del ser humano. De barro están hechos también los ídolos ;)

    ResponderEliminar
  4. Cavafis es un auténtico continuador de la tradición de la lírica griega también en esas cosas, el epigrama es una parte fundamental de esa tradición. Hoy la gente habla de los haiku, pero en nuestra tradición occidental eso se llama epigrama y hay que ser mucho poeta para en dos versos decir algo relevante.

    Cuando los dioses con sus propias manos tornearon una figurrilla humana con barro y luego soplaron sobre ella para infundirle alma comenzó el mundo a contar sus siglos y sus eras, nosotros también hemos intentado repetir ese gesto creacional, pero nos falla la segunda parte y nuestros ídolos son inanimados.

    ResponderEliminar