jueves, 2 de abril de 2015

Imágenes de la Pasión: LA CRUCIFIXIÓN


"Y cuando hubieron llegado al lugar llamado "Cráneo" allí crucificaron a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y al repartir sus vestidos, echaron suertes. Y estaba allí el pueblo mirando; y hacían befa de él también los jefes, diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido. Burlábanse de él también los soldados, acercándose, ofreciéndole vinagre y diciendo: Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo. Había también por encima de él una inscripción escrita en letras griegas, latinas y hebreas: ÉSTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS"
Evangelio según San Lucas, 23, 33-38





Thomas Eakins (Philadelphia 1844 - ibid. 1916) The Crucifixion, 1880. Philadelphia Museum of Art




"Uno de los malhechores que estaban colgados le insultaba, diciendo: ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros. Mas el otro, respondiendo, le reconvenía, diciendo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios estando en el mismo suplicio? Nosotros, a la verdad, lo estamos justamente, pues recibimos el correspondiente pago de lo que hicimos; mas éste nada inconveniente ha hecho. Y decía a Jesús: Acuérdate de mí cuando vinieres en la gloria de tu realeza. Díjole Jesús: en verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso."
Evangelio según San Lucas, 23, 39-43.




Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos 1598 - Madrid 1664) Cristo en la Cruz, 1627. Art Institute of Chicago (Pintado originariamente para el monasterio de San Pablo el Real de Sevilla)


 
"Y era ya como la hora sexta, y se produjeron tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora nona, habiendo faltado el sol; y se rasgó por medio el velo del templo. Y clamando con voz poderosa, Jesús dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y, dicho esto, expiró. Viendo el centurión lo acaecido, glorificó a Dios, diciendo: Realmente este hombre era justo. Y todas las turbas allí reunidas para este espectáculo, considerando las cosas que habían acaecido, se volvían golpeando los pechos."
Evangelio según San Lucas, 23, 44-49




Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla 1599 - Madrid 1660) Cristo en la Cruz, ca. 1632. Museo Nacional del Prado, Madrid. (Pintado originariamente para el convento de San Plácido de Madrid).





No hay comentarios:

Publicar un comentario