lunes, 1 de junio de 2015

Manuela Carmena: Una primavera del arte


De Catwoman, como un personaje de los Simpson, o una línea de metro, en bicicleta, como la diosa Cibeles, de abuelita tierna o como la Carmela de la canción, de todas las maneras posibles y con más inspiración o menos, pero con mucho cariño una multitud, porque es una multitud de artistas, unos conocidos, muchísimos anónimos, han querido contribuir a la campaña de Manuela Carmena aportando ilustraciones y carteles en las más varidas técnicas. 

Manuela Carmena, una mujer de 71 años con gafas de pasta y greña rebelde, se ha convertido en un icono pop gracias a la acción conjunta de todo un movimiento artístico que ha revolucionado las redes. Yo no he puesto en esta entrada sino un pequeña selección de las imágenes que más me gustan, pero os invito a que echéis una mirada en el vínculo madridconmanuela para que veáis por vosotros mismos  hasta dónde ha llegado esta marea.

Me gusta esto, me gusta, no sé lo que Manuela Carmena, la real, hará, o le dejarán que haga, al frente del Ayuntamiento de Madrid, igual al fin todo este capital de ilusión y expectativas acaba en desengaño, una emoción muy española que hasta tiene una calle propia en Madrid, cerca de la Gran Vía, pero en cualquier caso de momento me planteo dos reflexiones: En primer lugar que todo esto se ha hecho gratis et amore, es decir, frente a las campañas pagadas a caros estudios de publicidad que han hecho los demás partidos, esta anárquica/artística marea ha salido de las ganas de mucha gente por colaborar porque sí, sin esperar ni pago, ni siquiera reconocimiento (de hecho me he visto en las de Caín para encontrar a los autores, seguramente los más las han subido como anónimos). 

En segundo lugar, si uno mira todas estas imágenes, de lo que nos hablan es de ilusión, de cariño, de esperanza, de buen rollo, eso tan olvidado entre la resignación/asco al que nos habíamos acostumbrado, veíamos cada día las bravatas de Esperanza Aguirre en los telediarios y casi nos hacíamos a la idea de que al final iba a ser alcaldesa porque era lo que tocaba, como quien hereda una finca, y de repente, mira por dónde, una jubilada que no es ni política (lo cual no quiere decir que no haya hecho muchas cosas) llega y congrega, y la gente se vuelca porque está harta de malos modos, de mala leche, de sobres, y busca buen rollo, educación, bondad.

No sé si Madrid se merece a Carmena como dice el eslógan, pero sí me parece que nos merecemos, todos, una oportunidad de resetear, de probar otras cosas. De momento el arte sobrevuela Madrid con la cara de Carmena, no es un mal comienzo, le deseo lo mejor, lo va a necesitar.



Hay muchos autores de carteles que no he podido localizar por internet. Por favor, si alguno de los que leen este blog sabe los nombres de los autores le estaría muy agradecido de que se pusiese en contacto conmigo y me ayudase a completar la información y rellenar los huecos.




 Javitxuela




  Iñaki Frenchy














  Libertad Suárez




 Aníbal Hernández









 Carmen García Huerta














 Cristina Vergara




 Rosa Navarro














  Juan Berrio




  Lady Desidia




Cris Rivero




 Joaquín Rodríguez



















 Silvia Calles









 José Antonio Roda














 Ferluzifer









José Manuel Hortelano




2 comentarios:

  1. GUAUUU!!! Que bueno. Felicidades por la entrada. No sabía de este movimiento artístico con Manuela Carmena porque, de haberlo sabido, habría contribuido con un dibujo mio a esta brillante, si, brillante campaña, hecha con gusto, amor y muchos y buenos sentimientos, llena de aire fresco que tanta falta está haciendo en esta triste realidad en que nos han colocado los poderosos y prepotentes personajes que desde tantos ámbitos nos dirigen.
    Ojalá, como apuntas, no termine en desengaño pero... de momento, cierta alegría e ilusión si parece haber despertado, o al menos, no todo, no siempre es lo mismo.
    Lo dicho, ¡aire fresco!, aunque tenga 71 años.

    ResponderEliminar
  2. Me sumo a las felicitaciones de Martín. Yo también estaba en la inopia respecto a esa genial campaña. Pero, dada mi tendencia al clasicismo, las amables imágenes que la publicidad siempre nos muestra me suelen recordar la célebre sentencia calderoniana referente a que, ya que fingimos lo que somos, deberíamos ser lo que fingimos. Esperemos que el optimismo de esa campaña tenga carácter perenne.

    ResponderEliminar