domingo, 31 de enero de 2016

DE MADRID AL CIELO


Ante el trono de Dios llegó un cuitado
Con más faltas encima que pelota.
Y el alma por mil partes sucia y rota
Con el continuo roce del pecado.

El Soberano Juez miróle airado,
Y el pecador, sintiendo su derrota,
Echó a temblar, sudando cada gota
Como un piñón, y dijo atribulado:

"¡Señor pequé! mi culpa es conocida:
Pero viví en Madrid sin una blanca
Los tres últimos años de mi vida."

-¡Cesa!... repuso Dios: del cielo franca
La puerta tienes; que en mi juicio eterno
Nadie del purgatorio va al infierno.

                                    Francisco José de Orellana (1820-1891). 




 Miguel Vivo. "Schweppes", 1999. Lápiz, tinta y acrílico sobre tabla.



Encontré este poemilla en una antología de poemas, libro que mi bisabuelo, Francisco Baeza Sánchez, se molestó en registrar de puño y letra con su nombre el 15 de octubre de1896. No he podido resistirme a compartirlo aquí porque me parece graciosísimo. 

Si desean saber más sobre este tal Francisco José de Orellana éste es el vínculo a su biografía: http://gicesxix.uab.es/showAutor.php?idA=239 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario