miércoles, 27 de abril de 2016

Llanto sobre Nueva York


"Levantóse Jonás y fuese a Nínive, según la orden de Yavé. Era Nínive una ciudad grande sobremanera, de tres días de andadura. Comenzó Jonás a penetrar en la ciudad camino de un día y pregonaba diciendo: De aquí a cuarenta días, Nínive será destruida."

Jonás, 3, 3-4.




Frederik Childe Hassam




Frederik Childe Hassam 




 Frederik Childe Hassam




 Frederik Childe Hassam 



Nueva York es una roca que baja rodando por la frente 
del mundo. Su sonido en tu traje, en el mío: sus chispas
tiznan tus miembros y los míos... Podría ver el final, pero
¿cómo convencer al tiempo para que deje de durar hasta
entonces? Cúmplase ya nuestra hora.
Y que flote el tiempo en el agua de esta ecuación:

NUEVA YORK + NUEVA YORK = La tumba o cualquier
cosa que venga de la tumba.
NUEVA YORK - NUEVA YORK = El sol.

Adonis. Epitafio para Nueva York.
 Traducción Federico Arbós.



 Christopher R. W. Nevinson




 Christopher R. W. Nevinson




¡Ah, Nueva York, mujer sentada en el arco del viento!
Forma más difusa que el átomo.
Punto que se precipita en el vacío de los números.
Con una pierna en el cielo y otra en el agua. 

Adonis. Epitafio para Nueva York.
 Traducción Federico Arbós.



 Lyonel Feininger




 Lyonel Feininger




 Lyonel Feininger




La aurora de Nueva Yok tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas 
que chapotean las aguas podridas.
La aurora de Nueva Yok gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.
La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque alli no hay mañana ni esperanza posible.
A veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.
Los primeros que salen comprenden con sus huesos 
que no habrá paraíso ni amores deshojados;
saben que van al cieno de números y leyes,
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.
La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.


Federico García Lorca. Poeta en Nueva York.




 Kim Cogan




 Kim Cogan




Kim Cogan



NUEVA YORK
mujer, estatua de mujer
que alza en una mano un harapo llamado libertad,
una hoja de papel que llamamos historia,
mientras con la otra estrangula a una niña
cuyo nombre es Tierra.

Adonis. Epitafio para Nueva York.
 Traducción Federico Arbós.



 Georgia O'Keeffe




  Georgia O'Keeffe




  Georgia O'Keeffe




  Georgia O'Keeffe




Georgia O'Keeffe



Salí de Nueva York como de un lecho:
la mujer es una estrella apagada
y la yacija se rompe como árboles sin espacio,
aire renqueante,
cruz que no recuerda las espinas

Adonis. Epitafio para Nueva York.
 Traducción Federico Arbós.



2 comentarios:

  1. Siempre he considerado los versos lorquianos de una gran plasticidad para ilustrar la deshumanización de la ciudad neoyorquina. Quizá por ello me ha sorprendido muy gratamente el apacible y brumoso puente de Kim Cogan, y la serena atmósfera que respira el último cuadro, el de Georgia O´Keeffe, en el que hasta los gases contaminantes resultan admirables. Evidentemente, el protagonismo de esta metrópolis de la modernidad necesariamente tenía que hallar réplicas literarias - "Whashington Square" de Henry James, "Manhattan Transfer" de John Dos Passos, "Desayuno en Tiffany´s" de Truman Capote o "Trilogía de Nueva York" de Paul Auster - y cinematográficas - "Manhattan", de Woody Allen,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poeta en Nueva York es, a mi modo de ver, lo mejor de la producción lorquiana. Se ve en esta obra la madrurez del artista con un lenguaje enriquecido por el surrealismo y su tristeza y ese aire de deshumanización lo hacen una obra maestra al nivel de "The waste land" por ejemplo. Pero, siguendo con el tema de Nueva York, me ha maravillado el poemario de Adonis, escrito en 1974, que parece tener el don de la profecía, si uno recuerda ciertas cosas que han pasado después, aquí Adonis ha sido no sólo un poeta, sino un "vates" es decir, un adivino.

      Me apetecía mostrar toda una serie de visiones pictóricas muy diferentes entre sí, algunas amables, otras no tanto, todo partío de la primera imagen, la de Manhattann en el ocaso de Childe Hassam y luego, claro, están las de Georgia O'Keefe, pero hay otras menos conocidas, como las de Cogan o las de Feininger, si algo tiene New York es su plasticidad.

      Eliminar