jueves, 19 de mayo de 2016

10 pinturas que siempre quisiste ver, pero no sabías dónde estaban

...hasta ahora. Estas diez maravillas puedes verlas siempre que quieras en el Museo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, un precioso casón situado en pleno centro de Madrid, en la calle de Alcalá, a dos pasos de la Puerta del Sol. A pesar de los tesoros artísticos que contiene y de su situación tan céntrica, o quizás por eso mismo (como es bien sabido no hay mejor manera de ocultar algo que ponerlo lo más a la vista posible) es un lugar bastante desconocido. El museo de la Academia contiene una importantísima colección, fundamentalmente de arte español, pero también de arte italiano y flamenco, de los siglos XVI al XX. 

Sus salas pueden visitarse con total comodidad, ya que esta colección no es tan frecuentada como otras más conocidas del turista vandálico, como el Museo del Prado o el Reina Sofía. Esto es una delicia para el que desea disfrutar del arte con tranquilidad, ya que puede recorrer las salas a su gusto, sin verse molestado por el parloteo de los guías ni ver tapados los cuadros por los grupos de japoneses o de escolares. En este maravilloso entorno disfrutarás de sus obras casi en la intimidad con la sola compañía de los guardas y algún otro relajado visitante. En el vínculo contenido en el nombre del museo podrás ver todo lo que ofrece, yo no voy a contarte más, sólo añadiré que si me pidiesen que dijese cuál es mi museo favorito, sin duda éste es el primero que me viene a la mente. Sea este mi pequeño homenaje en el Día Internacional de los Museos a un lugar en el que he pasado tan buenos ratos.

Estos diez cuadros son sólo una selección muy personal, maniática y todo lo discutible que se quiera, apenas una pequeña muestra de lo que se puede encontrar en este lugar de visita imprescindible, pero, como se dice, para muestra un botón...



 Jusepe Ribera. Ascensión de María Magdalena. 1636





 Antonio de Pereda. El sueño del caballero. 1650





 Giuseppe Arcimboldo. Primavera. 1573





 Luis Paret y Alcázar. La circunspección de Diógenes. 1780





 Anton Raphael Mengs. Retrato de la marquesa de Llano. 1770





 Francisco de Goya y Lucientes. El entierro de la sardina. 1812-19





 Francisco de Goya y Lucientes. La Tirana. 1794





 Francisco de Goya y Lucientes. Autorretrato. 1790-95





 Antonio Muñoz Degrain. El Coloso de Rodas. 1914





Eduardo Chicharro Agüera. Las tentaciones de Buda. 1916-22




2 comentarios:

  1. ¡Qué gratos recuerdos! Efectivamente, el apacible ambiente del museo contribuye muchísimo al disfrute de estas maravillas. Las dos últimas - de admirable y suntuosa fantasía - no las recuerdo, así es que tendré pretexto para volver a este hogareño recinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte más moderna está en la tercera planta, pero con frecuencia no se puede ver, ya que los domingos y festivos, si no recuerdo yo mal, hacen una apertura parcial por motivos de personal, de modo que hay partes que no se visitan. Y como los que no vivimos en Madrid no tenemos otra posibilidad que hacerlo en fin de semana o similares, pues eso. A mí me encanta la colección tan bien nutrida y tan variada, y a la vez ese modo de ser un museo un poco a la antigua, sin cafetería ni tienda ni puñetas, un sitio tranquilo para ver arte, ni más, ni menos.

      Eliminar