lunes, 16 de mayo de 2016

Una vida


Encendiste una cerilla y su llama te cegó
de manera que no pudiste encontrar en la oscuridad lo que buscabas
antes de que la cerilla se consumiese entre tus dedos quemándote
y el dolor te hizo olvidar qué era lo que buscabas.



Henrik Nordbrandt (1945-)                       
Traducción de Francisco J. Uriz                             
 







5 comentarios:

  1. Un poema bellísimo. Algo me dice que detrás de esta entrada hay un triste suceso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, ha fallecido la madre de un compañero. Pero de todos modos es una casualidad. Me compré una antología del poeta sueco Tomas Tranströmer y con el libro me regalaron un desplegable con una antología de poemas de autores nórdicos porque la editorial Nordika está de aniversario. Leí este poema y me encantó, más que eso, me sentí apelado directamente por el poema, algo que no pasa muchas veces.

      Eliminar
  2. No puedo menos que asombrarme de la sensibilidad de ambos -unidos por el ejercicio de la Enseñanza- que, en ubicaciones distintas, uno en Levante y otro en el Sur, se compenetran tan sorpresivamente en el terreno del Arte y la Poesía. Recuerdo la letra de las canciones de Serrat, en las que achaca a la influencia del Mediterráneo ser portador de determinado SEÑORÍO.

    Mis sinceras felicitaciones a ambos -don José Miguel Baeza y don Enrique Carratalá- porque dignifican y enriquecen las publicaciones en este medio, donde por desgracia abunda tanta mediocridad.
    ¡Enhorabuena!

    g. de amarante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Don Gonzalo, me alegro mucho de volver a ver sus comentarios por este blog. En esta entrada en particular poco mérito tengo que atribuirme, ya que el poema es de su autor y la fotografía también, sólo he querido compartir con quienes quisieran leerlo un poema brevísimo que sin embargo contiene una gran enseñanza y que al mismo tiempo está expesado mediante una metáfora tan elegante y tan bien llevada que me parece un raro ejemplo de lo que la literatura llega a alcanzar.

      Muchísimas gracias en cualquier caso por su amables palabras y por pasarse por aquí de vez en cuando, si encuentra cosas que le agraden tanto más me complace a mi el mostrarlas y compartirlas. Un afectuoso saludo

      Eliminar
  3. Sus innecesarias justificaciones sólo demuestran que la modestia es el aditamento de las mentes privilegiadas.
    No pasamos por sus páginas "de vez en cuando", la seguimos tan asiduamente como las del /blog personal/ de su compañero -el Sr. Carratalá-, porque ambas páginas son de lo más granado y elegante que actualmente se publican en castellano en la Red.
    Vuestros desinteresados ejemplos son la estela que seguirán los alumnos de las clases de Lenguas Clásicas que hoy impartís y los de ámbitos similares, junto a la satisfacción lograda de haber cumplido la sagrada misión del Maestro/Profesor: enseñar y educar a las siguientes generaciones.

    Por tanto, no merezco que me dé las gracias, soy yo y sus lectores quienes estamos en deuda con Udes. y les reiteramos nuestro profundo y sincero AGRADECIMIENTO. En un mundo absolutamente mercantilizado, vuestra altruista labor -capitalizada en el más valioso de los bienes: el Tiempo- no tiene precio.

    Afectuosamente,
    gonzalo.

    ResponderEliminar