viernes, 14 de abril de 2017

Desamparo y muerte


"Y llegada la hora sexta, se produjeron tinieblas en toda la tierra hasta la hora nona. Y a la hora nona clamó Jesús con gran voz: Eloí, Eloí, lamá sabaktaní, que, traducido, es: "Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?" Y algunos de los presentes, al oírlo, decían: Mira, e Elías llama. Corriendo uno y empapando en vinagre una esponja, sujetándola a una caña, le daba de beber, diciendo: Dejad, veamos si viene Elías a descolgarle. Mas Jesús, lanzando una gran voz, expiró."

                                                             Evangelio de Marcos 15, 33-37.




 Léon Bonnat (1833-1922). Crucifixión, 1874. Musée du Petit Palais, Paris.



No hay comentarios:

Publicar un comentario