viernes, 25 de agosto de 2017

John Brett

John Brett (1831-1902) es uno de esos pintores que, ninguneados por la crítica y considerados retrógrados por el relato de la Historia del Arte, sigue siendo, aún hoy, un completo desconocido para los contemporáneos, incluso dentro de la propia Gran Bretaña. Sin embargo, cualquiera que contemple sus pinturas dejando de lado los prejuicios estéticos inculcados y  procure sólo  disfrutar de su belleza, deberá reconocer la gran injusticia de este olvido. 

Por comenzar con una breve reseña biográfica, recordar que comenzó en 1851 sus estudios de dibujo y pintura con artistas como James Duffield Harding y Richard Redgrave, que en 1852 ingresa en la Royal Academy School, y que muy pronto entra en contacto con el movimiento prerrafaelita a través de William Holman Hunt, cuyos postulados sobre el "paisajismo científico" atraen al joven artista. Conoce a John Ruskin, el gran crítico victoriano, quien le insta, a la vista de su prometedora producción, a viajar a Italia para perfeccionar su formación. De estos primeros años de influencia ruskininana y prerrafaelita son algunas obra que le dieron gran notoriedad, como "The Stonebreaker", de 1857, o "The Val d'Aosta" de 1858. La crítica acoge no obstante su obra con cierta frialdad, no así el público, que le obsequiará durante toda su carrera con un éxito de ventas más que notable.

El amor de John Brett por el paisaje en su madurez artística se enfoca hacia el paisaje costero y, sobre todo, hacia la representación del mar y sus estados meteorológicos. Brett es, además de pintor, un gran aficionado a la navegación. Los ingresos que obtiene de su pintura le permiten mantener un yate con una tripulación de trece personas y navegar largamente por las costas inglesas, sus jornadas de navegación van a modificar y profundizar su visión del mar. Esto puede apreciarse muy bien en su obra, Brett mira el mar como un marinero, los efectos lumínicos de sus cuadros, su textura de las aguas es la de quien ha pasado muchas horas mirando esas aguas desde la cubierta de un barco, esta autenticidad y seriedad de su pintura sólo la pueden apreciar aquellos que, como él, tienen un contacto íntimo con el medio marino. 

Pero John Brett es además un hombre de aficiones y conocimientos  muy variados, desde pequeño estudia con pasión la Geología y la Botánica, también se aficionará a la Astronomía, llegando a ser nombrado miembro de la Royal Astronomical Society en 1871, esta seriedad en su aficiones se refleja en la detallada y cuidada representación de las rocas, la vegetación o los fenómenos meteorológicos en sus obras.

Puede que, vistos desde nuestro tiempo, los postulados estéticos de John Brett nos parezcan reaccionarios en una época de cambio del arte británico e internacional, pero no cabe duda de que aborda su trabajo con enorme seriedad y profesionalidad, de que se identifica vitalmente con el paisaje. Su elección es pintar aquello que ve con la mayor fidelidad posible, es una propuesta estética con la que podemos, o no, estar de acuerdo, pero es una propuesta coherente y honrada. Sus marinas o sus paisajes costeros tienen una insobornable honradez y una enorme belleza, la de quien está enamorado de su tierra y quiere glorificarla mediante su arte. Esto lo entendió a la perfección, ya que no la crítica, sí el público victoriano, quien atesoró sus obras, haciendo de Brett un pintor muy ambicionado en las colecciones privadas.

Las últimas décadas de su vida John Brett las pasará viajando, pintando y fotografiando las rocosas costas de Gales, paisaje con el que más se ha identificado su trabajo. Les invito a recorrer "sine ira et studio" los bellos paisajes marinos de este olvidado pintor y a disfrutar tanto como yo lo he hecho con su amor por la mar y las costas de la Gran Bretaña.



 John Brett. Christmas Morning, 1866.




  John Brett. A North-West Gale off the Longships Lighthouse.




  John Brett. Yachts in a Seaway, Mediterranean, 1871.




  John Brett. The Open Sea, 1865.




  John Brett. The British Channel Seen from the Dorsetshire Cliffs, 1871. Tate Gallery, London.




  John Brett. The Sicilian Sea from the Taormina Cliffs.




  John Brett. The South Bishop Rock, Anticipations of a Wild Night, 1872.




  John Brett. Cape Cornwall from Whitesand Bay, watercolor, 1872.




 John Brett.  Kynance, 1888. Metropolitan Museum of Art, New York.




  John Brett. Rocks, Scilly.




  John Brett. Golden Prospects, 1881. Nottingham Castle Museum.




  John Brett. Southern Coast of Guernesey, 1875.




  John Brett. Bude Sands at Sunset.




  John Brett. The Norman Archipielago, Channel Islands.




  John Brett. A Coastal Landscape.




  John Brett. The Cornish Coast near Newquay.




  John Brett. Land's End.




  John Brett. Summer Cliffs.




  John Brett. Near Sorrento, watercolor.




 John Brett. Massa, Bay of Naples, 1871.




No hay comentarios:

Publicar un comentario